Escúchenos en línea

Anciano se salva de la deportación gracias a redes sociales

Los Ángeles, California. La Opinión. | 6 de Octubre de 2015 a las 16:42

Apolinar Sánchez Cornejo, conocido por sus nietos como “Abuelito Poly”, se disponía a ir a su trabajo en un taller de pintura para vehículos, cuando fue detenido por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) como si fuera un delincuente.

Ese día ha quedado grabado en la memoria de Sánchez, quien recuerda los gritos desgarradores de su esposa Vicky, de 45 años, quien estuvo a punto de sufrir un desmayo, preguntando por qué se lo llevaban.

Sin embargo, el ICE no contaba con una movilización ciudadana vía redes sociales que frenó la deportación de Apolinar, quien volvió a casa el mismo día que lo arrestaron.

Según comenta el “Abuelito Poly”, se encontraba en un vehículo rumbo a Tijuana (México), cuando de repente se detuvieron en las oficinas de ICE en Santa Ana (Orange, California).

“Ahí me dijeron, vas para afuera. Yo no sabía qué pasaba. Me subieron de vuelta a un vehículo que en lugar de dirigirse a Tijuana, tomó la carretera de regreso a Los Ángeles”, contó.

“Al llegar, me dijeron que me iban a dar un permiso de 30 días para estar en el país y me darían una cita para ver a un juez de Migración el 22 de octubre. Al oír eso, sentí que me volvía el alma al cuerpo”, agregó.

¿Cómo se salvó de la deportación?

Mientras se encontraba rumbo a Tijuana, el “abuelito Poly” no tenía ni la menor idea de que se realizaba toda una movilización comunitaria a través de las redes sociales utilizando el hashtag #FreeAbuelito.

De igual manera, se inundaron con llamadas los teléfonos de las oficinas del ICE y se saturó su buzón de correo electrónico con mails que pedían la liberación de Apolinario.


Descarga la aplicación

en google play en google play