Escúchenos en línea

Presentan demanda contra agentes migratorios en Minnesota

LaVoz.com. Dese Worthngton, Minnesota. | 4 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Un grupo de 10 pobladores de la localidad de Worthington, trabajadores en una planta de procesamiento de carne en esta ciudad del suroeste de Minnesota, que fue allanada por agentes de migración, demandaron al gobierno federal por el trato abusivo y supuestas prácticas ilegales empleadas por los agentes, dijeron sus abogados. La demanda, presentada el martes en la corte de distrito local por el grupo de activistas migratorios Centro Legal, afirma que los agentes insultaron a los trabajadores latinoamericanos, le ordenaron a las mujeres que se desvistieran e "insultaron, abusaron y humillaron a los demandantes por su origen racial", durante el allanamiento del 12 de diciembre en la planta de la empresa Swift & Co. "Se trata de hacer respetar los derechos constitucionales y libertades básicas de los estadounidenses, independientemente de que sean negros, blancos o latinos", dijo Gloria Contreras Edin, directora ejecutiva del Centro Legal. Tim Counts, vocero del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo el martes que los representantes del gobierno no han revisado la demanda. Indicó sin embargo que los agentes no hicieron nada indebido durante el allanamiento. "La operación judicial en la planta de Worthington fue hecha conforme a la ley y en cumplimiento de las políticas del ICE y sus procesos", dijo Counts. "Cada persona encontrada fue tratada con respeto y se le dio acceso a un proceso justo conforme a la ley". Los demandantes, quienes son ciudadanos, residentes legales o se encuentran en el país conforme a lo que se denomina "estatus protegido temporal", continúan trabajando en la planta, dijo Contreras Edin. El grupo se encontraba en la planta cuando fue allanada como parte de una investigación sobre robo de identidad. Ellos afirman que fueron detenidos y revisados, e incluso interrogados, sin ser puestos al tanto de sus derechos constitucionales. Los trabajadores blancos, mientras tanto, pudieron moverse sin restricciones durante el allanamiento y no fueron sometidos a abuso alguno, dijeron. Entre otras cosas, se acusa a los agentes de usar insultos racistas y llamar a los demandantes "coyotes", contrabandistas de indocumentados a través de la frontera. Ninguno de los demandantes ha sido acusado de crimen alguno, dijo Contreras Edin.

Descarga la aplicación

en google play en google play