Escúchenos en línea

El calvario de los migrantes

Ciudad de México. Por Miguel Osmundo Mejía Erazo* | 19 de Octubre de 2015 a las 14:57

La migración siempre ha existido aún en épocas antiguas, y allí tenemos el primer ejemplo clásico en el éxodo del pueblo de Israel cuando salió de Egipto y pareciera que ese éxodo se viene repitiendo, tal como lo expresado por el Secretario General de la ONU, que la migración internacional ha crecido de manera notable desde comienzos de este siglo y se calcula que en la actualidad unos 232 millones de personas buscan en países distintos al suyo nuevas oportunidades de mejorar su vida y desarrollar sus conocimientos. En el año 2013 los estados miembros de Naciones Unidas adoptaron por unanimidad una declaración en la que reconocen la contribución importante de la migración al desarrollo de los pueblos y llaman a una cooperación más amplia para afrontar los retos de la migración irregular y facilitar un flujo de personas seguro, ordenado y regular. La declaración también enfatiza la necesidad de respetar los derechos humanos de los migrantes y de promover las normas internacionales de trabajo.

En su informe a la Asamblea General en octubre del 2013, el Secretario General Ban Ki-moon expuso un ambicioso plan de ocho puntos para lograr que la migración beneficie a todos los migrantes, a las sociedades de origen y también a las de destino. “La migración es una expresión de la aspiración humana por la dignidad, la seguridad y un futuro mejor” expresó el alto funcionario. Dos años después, se realiza la histórica visita del Papa Francisco a los Estados Unidos y en la entrevista privada con el presidente Obama manifestó: “Señor presidente, le agradezco mucho la bienvenida que me ha dispensado en nombre de todos los ciudadanos estadounidenses. Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familias”, el Papa manifestó ser hijo de migrantes y en otra participación pidió respeto a los derechos humanos de todos los hombres y mujeres incluyendo a los migrantes, contrario a lo que piensa y ha manifestado un precandidato a la Presidencia por el Partido Republicano, que piensa en expulsar a todos los migrantes residentes en la Unión Americana, de hecho cuenta con el repudio de millones de migrantes y sus familiares en todo el mundo, mientras la precandidata Hillary Clinton ha prometido “una reforma migratoria que permita salir de la sombra a millones de indocumentados”.

En el caso de Centroamérica, los migrantes son protagonistas fundamentales en la economía nacional, especialmente Honduras, El Salvador y Guatemala, pero muchos no reflexionan sobre los problemas y situaciones difíciles que tienen que pasar los inmigrantes, que comienza con su llegada, a cualquier país del mundo, si es que logran llegar con vida, en el caso de los que viajan a Estados Unidos, luego la adaptación a la nueva vida en un país donde se habla otro idioma y se tienen otras costumbres, el acceso a los servicios sociales mínimos, la incorporación al mercado de trabajo, la explotación y discriminación y a veces son tratados como delincuentes, realmente muchos pasan por un terrible calvario.

Quienes emigran no suelen ser los sectores más pobres ni los menos cualificados de sus sociedades, por lo general son gente joven que viajan en busca de un mejor futuro o busca de oportunidades cuando su país no se los da, pero un gran porcentaje de los migrantes cuando logran incorporarse a la sociedad en su nuevo país y a pesar de los sufrimientos que hayan pasado su meta la han logrado cuando se convierten en el sostén de sus familiares que dejan en su tierra natal.

En el caso de Honduras, las remesas enviadas por los compatriotas que viven en el exterior, principalmente en Estados Unidos, sumaron 1,162.3 millones de dólares en los primeros cuatro meses de este año, un 10.2 por ciento más respecto a igual período de 2014, según el Banco Central de Honduras, el año pasado las remesas sumaron 3,440.6 millones de dólares, un 11.2% por encima del nivel registrado en 2013. Ahora la migración de jóvenes hombres y mujeres tienen su mirada a otros países como España, Italia y Costa Rica donde hay mejor tratamiento para el migrante hondureño, esperamos que el éxodo de hondureños cada día sea menor y en vez de pensar en el “sueño americano” o “sueño europeo”, nuestra juventud y adultos en edad productiva piensen en el “sueño hondureño”, soñemos con una Honduras diferente, con oportunidades de trabajo para todos en un ambiente de paz y armonía entre los que habitamos esta bella tierra que nos vio nacer. Si ponemos nuestros deseos en manos de Dios podemos lograrlo, porque para Él no hay nada imposible.


Descarga la aplicación

en google play en google play