Escúchenos en línea

Urgen traductores al español en los tribunales de Jackson

LaVoz.com. Desde Jackson, Mississippi. | 5 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Durante los cuatro años que ha sido juez, Nicki Boland ha visto un cambio enorme en la composición demográfica del condado de Hinds, Mississippi. La juez dijo que están llegando al juzgado cada vez más personas de habla latina, muchos de ellas sin conocimiento alguno del inglés y muy poco del sistema judicial de los Estados Unidos. "Por lo menos necesitamos contratar a alguien que sea bilingüe. Todos tienen el derecho a entender los cargos que se le imputan... y no puedo seguir adelante a menos que ellos los entiendan", afirma Boland. Según cifras de la oficina del censo, desde el año 2000 hasta 2006, la población latina del condado aumentó en 33%. Aún así, el juzgado _ que recibe sus fondos del condado _ no tiene un solo empleado que hable español y ni uno solo de los documentos del juzgado se traduce al español, dijo Boland. La administradora del juzgado, Patricia Woods, no respondió a una llamada telefónica que se le hizo para obtener su comentario. Para los casos del tribunal del circuito, la oficina de administración de juzgados asignó a un intérprete certificado, dijo la administradora del tribunal del circuito del condado de Hinds, Karla Watkins. Para la certificación se requiere conocimiento del proceso legal, lo mismo que de términos específicos que pueden traducirse o interpretarse de otra forma, dijo Watkins. En el juzgado del condado de Hinds, los requisitos no son tan estrictos. A menudo es el hijo o el hermano de la persona acusada el que hace de traductor. Los que no saben hablar inglés y que son arrestados se declaran culpables porque los coaccionan para que lo hagan, dijo Bill Chandler, director en Misisipí de la Alianza de Derechos de los Inmigrantes. "Ellos no entienden, así que creen que lo que están haciendo es que les retiren los cargos", sostuvo Chandler. "Pero esto puede afectarlos para la (obtención de la) ciudadanía y puede quedar marcado en el historial de alguien", advirtió. "Cuando se analiza a fondo, es una violación de la Constitución de los Estados Unidos no dejar que la gente entienda las consecuencias de su declaración", continuó Chandler. El juzgado aún no necesita un traductor de tiempo completo, dijo el supervisor del Distrito 1 Charles Barbour, quien tiene un gerente de proyecto bilingüe que ha ayudado antes a otros departamentos del condado. "Es más barato tener a un empleado del condado que pasa la mayor parte de su tiempo haciendo algo más pero que puede ayudar al sistema judicial en momentos en los que se necesita a un traductor", dijo. "Es un mejor uso del dinero de los contribuyentes", anotó. La supervisora del Distrito 3, Peggy Calhoun, está de acuerdo. "Necesitamos el servicio porque tenemos muchas culturas viviendo aquí", dijo. "Pero creo que el señor Barbour ha ayudado con el préstamo de su empleado", dijo. Pero también hay que contratar a una persona bilingüe en el juzgado, dijo Boland, aun si esa persona está trabajando como secretario del juzgado. "Cuando sucede en mi juzgado es muy tarde porque necesito tener a un traductor en el momento y ahí mismo", recalcó la juez. "Este es un juzgado para todos ... y la población latina seguirá creciendo", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play