Escúchenos en línea

En doce meses, duplicaron arrestos de ilegales en Phoenix

LaVoz.com. Desde Phoenix, Arizona. | 5 de Septiembre de 2007 a las 00:00
La cooperación entre autoridades federales y la policía de la zona metropolitana de Phoenix ha aumentado a tal grado que el número de arrestos de inmigrantes que no pudieron comprobar su residencia legal aumentó más del doble en apenas un año. Durante los pasados 12 meses, los agentes federales de la oficina de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) acudieron a llamadas de la policía local que resultaron en la detención de 6.251 inmigrantes, informó Jon Gurule, subdirector de operaciones de la ICE en Phoenix. En los 12 meses anteriores se produjeron 3.009 arrestos, agregó. En cuanto al número de llamadas respondidas por la ICE, aumentó a 993 durante los 12 meses más recientes, cinco veces más que el año anterior, precisó. Esa es una diferencia dramática frente a lo que ocurría hace unos años, cuando la policía local se quejaba de lo que calificaban como una falta de cooperación de sus colegas federales sobre el manejo de presuntas operaciones de contrabando de inmigrantes en Estados Unidos. Las autoridades de la ICE afirmaron que ahora están de servicio las 24 horas del día, los siete días de la semana, con agentes uniformados listos para responder a los pedidos de la policía local. "Creo que podemos alardear de que hemos tenido una tasa de respuesta del 100 por ciento", afirmó Gurule. Organizaciones defensoras de las libertades civiles y los derechos de los inmigrantes dijeron estar preocupados de que ocurran casos de discriminación o catalogación racial cuando un policía local pida ayuda a la ICE luego de ordenar una parada de tránsito de rutina. La probabilidad de ser reportado ante la ICE durante una parada de tránsito "depende de que ciudad está usted", afirmó Judy Flanagan", una abogada de inmigración en Phoenix. La policía local sólo debe pedir ayuda a los agentes federales cuando encuentren contrabando y actividad delictiva, pero no durante paradas de rutina por infracciones menores de tránsito, alegó Alessandra Soler Meetze, directora ejecutiva de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en Arizona. "Esto va a provocar que un segmento grande de la comunidad sea renuente a llamar a la policía" cuando ocurra algún delito, por miedo a la deportación, añadió.

Descarga la aplicación

en google play en google play