Escúchenos en línea

Latinos, con voto definido rumbo a presidenciales

Washington. Newsweek en Español | 6 de Noviembre de 2015 a las 12:12

Aunque aún faltan doce meses para la elección del sucesor del presidente estadounidense, Barack Obama, el voto latino parece haber definido una prioridad, apoyar una reforma migratoria, defendida por sólo uno de los dos grandes partidos.

Todos los estudios indican que cualquier aspirante del partido Republicano tendrá que contar con el apoyo de por lo menos el 47% de los votos latinos para ocupar la Casa Blanca, y a un año de las elecciones el 62% de los hispanos en Estados Unidos se dice inclinado a votar al candidato del Partido Demócrata.

A doce meses de la apertura de las urnas, los electores latinos definen como sus prioridades la estabilidad del empleo, la mejora de la economía y el avance de una reforma del sistema migratorio que saque de la ilegalidad a unos 11 millones de extranjeros indocumentados.

Esta tendencia será difícil de modificar en los próximos meses, especialmente si los principales candidatos del Partido Republicano mantienen su firme oposición a cualquier reforma de la legislación migratoria.

Bloqueo a reforma migratoria

El candidato ultraconservador Donald Trump se convirtió en la voz más ruidosa de esa visión, con su propuesta de deportar a los 11 millones de indocumentados y construir un gigantesco muro en la frontera entre Estados Unidos y México, además de describir a los inmigrantes mexicanos como "violadores".

Sondeos indican que la abrumadora mayoría de los electores latinos (el 79%) considera ofensivas las declaraciones de Trump.

Pero aunque los otros candidatos republicanos evitan declaraciones de ese tenor, no esconden su oposición a cualquier concesión en términos migratorios.

El joven senador Marco Rubio (él mismo hijo de inmigrantes cubanos), por ejemplo, aseguró el miércoles que "no vamos a aprobar una amplia reforma migratoria en este país", y en cambio defiende un abordaje por partes que comience por un refuerzo de la seguridad fronteriza.

En noviembre de 2014 Obama firmó decretos que iban a beneficiar a unos cuatro millones de inmigrantes irregulares, pero la medida fue bloqueada por un tribunal de Texas a pedido de gobernadores republicanos, incluyendo a dos que son precandidatos presidenciales.

A un año de las elecciones, los candidatos demócratas que aún están en carrera (la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, el senador Bernie Sanders y el exgobernador de Maryland Martin O'Malley) defienden la adopción de una amplia reforma migratoria que incluya un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes que se sumen al proceso.

Oposición sin diálogo con latinos

En cambio, en su oposición frontal a esa reforma, los republicanos parecen haberse quedado sin argumentos para atraer al electorado latino, ni siquiera a los votantes más conservadores.

El Partido Republicano incluso anunció la cancelación del único debate entre precandidatos presidenciales que estaba previsto en una red de televisión en español, Telemundo, ampliando el foso que parece separar a los electores latinos del principal partido conservador.

Esto ocurre a pesar de las tendencias políticas del electorado latino: un estudio de los institutos Bendixen & Amandi y The Tarrance Group mostró que el 35% de los hispanos se declara moderado, con 28% que se dice progresista y 32% que se define como conservador.

La Oficina del Censo de Estados Unidos estima que para fines de 2016 habría en el país alrededor de 58 millones de latinos, una población heterogénea compuesta por ciudadanos o residentes principalmente de origen mexicano, cubano y puertorriqueño. De ellos, unos 40 millones estarán en condiciones de empadronarse y votar.

Derrotado por Obama en 2012, el republicano Mitt Romney admitió en noviembre que su campaña cometió el error de no prestar atención al voto hispano, y que ello le costó la presidencia.

Una vocero del Partido Republicano, Ruth Guerra, dijo a la prensa esta semana que el electorado latino será objeto de esfuerzos especiales a partir de febrero de 2016, cuando comiencen las elecciones internas de los partidos, "teniendo en cuenta el mapa electoral y la demografía de cada estado".


Descarga la aplicación

en google play en google play