Escúchenos en línea

Trump y sus payasadas en la televisión

Washington. Agencias. | 9 de Noviembre de 2015 a las 11:56

Que los inmigrantes debían abandonar Estados Unidos; que había que levantar un muro en la frontera con México para evitar el ingreso de narcotraficantes y violadores; que el presidente Barack Obama no había nacido en el país; que el calentamiento global es un invento chino para combatir la industria estadounidense. Son varios las frases polémicas que pronunció el millonario Donald Trump en su carrera a las primarias del Partido Republicano, a quien busca representar en las elecciones presidenciales del próximo año.

Sin embargo, pese a que todas esas ideas fueron pronunciadas con una intención política, ayer, en el show televisivo "Saturday Night Live", Trump se atrevió a reírse de ellas durante la hora y media en que estuvo al frente del programa de la cadena NBC.

El magnate se presentó con traje oscuro y varias corbatas de colores intensos, pero también vestido con chaqueta de cuero y lentes cuando representaba el papel de productor musical, o con capa oscura mientras tocaba las notas de un arpa de láser.

Ya desde el comienzo dejó claro que era una "persona maravillosa", un "tipo simpático" que aspira a llegar a la Casa Blanca, y sólo estaban actuando como anfitrión de SNL porque no tenía "nada brillante que hacer".

Como parte de la sátira que protagonizó, Trump parodió una reunión presidencial dos años después de su llegada al poder, acompañado por actores representando a distintos altos funcionarios, pero también por su hija Ivanka, que hablaba sobre la remodelación de la Casa Blanca.

También apareció un actor personificando al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto , entregándole a Trump un cheque con un supuesto pago sobre el muro que hace meses prometió construir entre México y Estados Unidos para evitar el ingreso ilegal de inmigrantes, y que, según sostiene Trump, pagaría México.

Trump, acostumbrado desde hace años a las cámaras de televisión, aceptó también con humor el grito de "racista" que le hizo uno de los actores del programa, Larry David, un veterano del programa. "Me dijeron que si gritaba 'racista' me darían 5.000 dólares", dijo David. "Como hombre de negocios, lo respeto enteramente", respondió Trump.

Al parecer, la escena surgió de la promesa que hizo una organización para pagar esa suma a quien desde el público llamara racista a Trump.

La presentación de Trump en SNL, un programa que lleva en antena desde octubre de 1975, estuvo precedida de manifestaciones de protestas por sus comentarios despectivos hacia la inmigración mexicana.

Esas críticas surgieron el mismo día que lanzó su campaña electoral, el pasado 18 de junio, cuando señaló que México "no manda lo mejor" a Estados Unidos porque sus migrantes "están trayendo drogas, el crimen, a los violadores".

Después de estos comentarios, la cadena NBC anunció que cancelaba todos los vínculos con la organización que encabeza el millonario y que dejaba de emitir los certámenes de Miss USA y Miss Universo, organizados por Trump, así como su participación en el reality show "The Apprentice".

El pasado jueves, diversas organizaciones, entre ellas grupos que defienden los derechos de los inmigrantes, protestaron frente a la sede de la cadena NBC para pedir que retirara la invitación a Trump en SNL.

Representantes de los manifestantes entregaron a representantes de NBC más de medio millón de firmas para respaldar su petición. De hecho, mientras se grababa el programa dos centenares de personas se presentaron frente a los estudios de la cadena con carteles pidiendo a Trump que "pare el odio" y a NBC que "plantara a Trump".


Descarga la aplicación

en google play en google play