Escúchenos en línea

Deportación de familia mexicana que vive en Texas podría dividirla

LaVoz.com. Desde San Angelo, Texas. | 7 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Una familia mexicana indocumentada que vive en Texas podría ser dividida por las autoridades de inmigración al deportar a los hijos y permitirle a la madre quedarse en Estados Unidos. La historia de la familia de Rocío Godínez ofrece un vistazo a la angustia que viven miles de inmigrantes que se encuentran en circunstancias similares. Sin embargo, su caso es diferente, pues la madre, que en principio despertó la atención de las autoridades, no enfrenta una deportación. Sin embargo, sus hijos sí. Godínez, de 32 años, y sus cuatro hijos mayores llegaron a Estados Unidos a finales de la década de 1990 y se quedaron más tiempo del que permitían sus visas de turista. Sus hijos, cuyas edades fluctúan ahora entre los 10 y los 18 años, podrían ser devueltos a México la próxima semana a un hogar que no recuerdan y a vivir con parientes que no tienen los ingresos económicos para recibirlos. La familia de Godínez vive en San Angelo, al igual que sus padres, que son residentes legales. Su quinta hija, Brisa, nació en Estados Unidos en 1999 y es ciudadana estadounidense. En el 2001, el padre de Godínez hizo la solicitud en favor de Rocío para que permaneciera legalmente en Estados Unidos con sus hijos. Sin embargo, debido al número limitado de visas, el Departamento de Estado no ha revisado aún el caso de la mujer, indicó Gregory Ball, el principal abogado de la Oficina de Inmigración y Aduanas de San Antonio. La familia vivió sin problemas en Estados Unidos hasta que Godínez fue detenida en el 2005 por conducir a velocidad superior a la permitida en San Angelo. La policía la refirió a la Patrulla Fronteriza, y la mujer les habló de sus hijos. Fue entonces cuando comenzaron los procesos de deportación. "Es muy difícil. No tengo opciones, no puedo volver ni tampoco quedarme", agregó. Los simpatizantes de la adopción de medidas estrictas contra la inmigración ilegal indicaron que Godínez atrajo los problemas sobre sí misma. Los defensores de la inmigración ilegal "siempre quieren que alguien más se responsabilice de las consecuencias de la decisión de uno o más miembros de una familia de quebrantar la ley", indicó Ira Mehlman, vocera de la Federación para una Reforma de Inmigración en Estados Unidos. Godínez, que es madre soltera, no sabe qué hará si las autoridades deportan a sus cuatro hijos: Jorge, de 18 años; Rocío Iveth, de 16; Manuel, de 12; y Uriel, de 10. Su hijo mayor tiene una esposa y un hijo que son ciudadanos estadounidenses. El abogado de los hijos, Jonathan D. Ryan, dijo desconocer por qué Godínez no será deportada. "Eso es lo extraño del caso", señaló Ryan. "¿Por qué no ninguno o por qué no todos?" Ball, de la Oficina de Inmigración y Aduanas, dijo que no tenía información sobre Godínez, pero confirmó que los cuatro hijos enfrentan un proceso de deportación. Las autoridades del ICE (siglas en inglés de la agencia) no quisieron hacer más comentarios. Niels Frenzen, profesor de derecho de la Universidad del Sur de California, dijo que el ICE pudiera estar respaldando a Rocío Godínez de forma que ella pueda entrar como inmigrante legal valiéndose de una cláusula en las leyes que aplica a partir del 2001. Entonces sus hijos podrían volver a reunirse con ella. Otra posibilidad es que se deba a un error de papeleo.

Descarga la aplicación

en google play en google play