Escúchenos en línea

Tortura y malos tratos baten récords en España, sobre todo en Ceuta y Melilla

Ceuta. El Pueblo. | 5 de Diciembre de 2015 a las 15:56

La Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) aseguraba ayer viernes que en 2014 se produjo el récord de casos de torturas o malos tratos en España -en los últimos once años-, con 961 casos frente a los 527 que registraron en 2013.

En su informe anual ‘La tortura en el Estado español en 2014’, que la coordinadora presentó en el transcurso de la jornada de ayer a nivel estatal en una rueda de prensa en Sevilla, se denuncia que las 961 personas se repartieron en 194 situaciones, entre las que han destacado las ocurridas en la denominada frontera sur, en Ceuta y Melilla.

Carlos Hernández y Andrés García, portavoces de la coordinadora, que agrupa a 47 asociaciones, han explicado que, además, se produjeron cincuenta muertes de personas mientras estaban bajo custodia policial o en prisiones.

Las 961 torturas o malos tratos, respecto a lo que han asegurado que existe “tolerancia” en la sociedad, se produjeron en personas que estaban en comisarías, cuarteles, prisiones o en otros centros de privación de libertad o en el transcurso de intervenciones policiales durante manifestaciones.

Respecto a los inmigrantes, el informe subraya que se ha triplicado el número de personas que sufren agresiones respecto al año 2013, como las ocurridas en las vallas de Ceuta y Melilla junto a las “deportaciones masivas” en aviones.

De los casos denunciados, la mayoría afectan al Cuerpo Nacional de Policía, con 315, debido a que son los encargados de intervenir en las movilizaciones sociales; las policías autonómicas, con 272 casos, de los cuales 260 son de los Mossos d’Esquadra; seguidos de la Guardia Civil, con 271 casos; 457 en prisiones; 44 de los policías locales; dos en centros de menores y una en el Ejército.

En el informe de este año se dedica un apartado a la frontera sur, con el “crimen de Estado” que, según los portavoces de la Coordinadora, se produjo el 6 de febrero en la frontera del Tarajal, con catorce inmigrantes muertos y un desaparecido.

Respecto a este hecho, han afirmado que si la Audiencia de Cádiz archiva finalmente el caso lo denunciarán a toda la comunidad internacional.

Sobre los casos denunciados que han sido condenados por los tribunales de justicia, los portavoces de la coordinadora han lamentado que no disponen de los datos, que deberían hacer públicos los responsables del Estado, y han recordado que en 2012 fueron denunciados 279 funcionarios por malos tratos o tortura.

Este informe dado a conocer ayer y que se centra en todas las denuncias realizadas durante el curso del año 2014, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla quedan muy mal paradas. No en vano, en el mismo se resalta el ranking lo encabezan, y por mucho, ambas ciudades, indicándose en este sentido que “no es casualidad, puesto que estos territorios, además de suponer una excepción administrativa que influye en los baremos, son la Frontera Sur de la UE y del Estado español, y las intervenciones policiales en la frontera han supuesto numerosas situaciones de violación de derechos a lo largo del año 2014”.

Precisamente, especial relevancia que tiene la situación de Ceuta y Melilla, queda reflejada en los datos obtenidos, ya que en ambas ciudades se concentran 156 denuncias en 2014, es decir, un 44% del total de las denuncias recibidas de las personas migrantes, lo que para las ONG’s indica “la gravedad del problema de los malos tratos en la frontera sur”.

En Ceuta, el 100% de las denuncias las ha recibido la Guardia Civil y se refieren a su función de control fronterizo. De hecho, 34 de estas denuncias provienen de una única y dramática situación, el intento de pasar la frontera por mar y saltando la valla en la zona del Tarajal ocurrida el 6 de febrero de 2014.

Malos tratos y torturas en la valla de Ceuta y Melilla

El informe realizado desvela que durante el 2014 se produjeron fuertes situaciones de malos tratos protagonizadas por las fuerzas policiales españolas, principalmente en el acceso irregular de extranjeros al perímetro fronterizo. De hecho se han recogido un total de 19 situaciones de malos tratos entre Ceuta y Melilla que afectaron a un total de 156 personas.

Las situaciones de malos tratos se repitieron en varias ocasiones a lo largo de todo el año, según el informe, en el que se pone como ejemplo los hechos ocurridos el 13 de agosto de 2014, cuando en el trascurso de la “devolución ilegal” de las personas que habían accedido al territorio, éstas “son golpeadas tanto por los militares marroquíes que se encontraban en territorio español como por los agentes de la Guardia Civil”.

Para finalizar y a pesar de que no constituyen directamente situaciones de malos tratos o torturas, el informe tampoco obvia por cuánto derivan en muchas ocasiones en estas situaciones o constituyen otros tratos inhumanos o degradantes recogidos en la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes otras situaciones que se dan, de forma particular en Ceuta y Melilla.
 



La mayor parte de las deportaciones aéreas tuvieron como destino Marruecos. De ellas, la mayoría se hicieron vía Ceuta, lo que implica el uso combinado del avión, el autobús y el ferry

En el año 2014, 2.572 personas migrantes fueron expulsadas desde en vuelos especiales de deportación. Durante ese año 2014, el Estado español llevó a cabo 134 vuelos de deportación. De ellos, la mayoría (un total de 117) fueron organizados en exclusiva por la Comisaría General de Extranjería y Fronteras; mientras que los 17 restantes fueron vuelos conjuntos organizados bajo el paraguas de FRONTEX, la Agencia Europea para el control de las fronteras de la UE. En seis de estos 17 operativos europeos que tuvieron escala en nuestro territorio y España actuó como “país organizador”. Todos estos operativos destinados, en exclusiva, a deportar, supusieron la salida forzada del país de 2.572 personas; además, otras 801 (todas ellas argelinas) fueron deportadas por barco desde Alicante o Almería. La mayor parte de las deportaciones aéreas (exactamente un centenar de vuelos) tuvieron como destino Marruecos. De ellas, la mayoría se hicieron vía Ceuta, lo que implica el uso combinado del avión, el autobús o furgón policial y el ferry.
 


Descarga la aplicación

en google play en google play