Escúchenos en línea

Madres de centroamericanos desaparecidos se pos­tra­ron an­te la Virgen Morena

Ciudad de México. Agencias. | 7 de Diciembre de 2015 a las 09:59

Los in­te­gran­tes de la XI Ca­ra­va­na de Ma­dres Cen­troa­me­ri­ca­nas en bus­ca de sus hi­jos y so­bri­nos de­sa­pa­re­ci­dos, se pos­tra­ron an­te los pies de la Mo­re­ni­ta del Te­pe­yac, pa­ra so­li­ci­tar­le va­lor y fuer­za pa­ra con­ti­nuar en la bús­que­da de sus se­res que­ri­dos, a quie­nes de­ja­ron de te­ner no­ti­cias ha­ce mu­chos años.

La XI Ca­ra­va­na de Ma­dres de Mi­gran­tes De­sa­pa­re­ci­dos, que el sá­ba­do pa­sa­do lle­gó a Mé­xi­co, se­rá re­ci­bi­da en el Se­na­do de Mé­xi­co el pró­xi­mo 10 de di­ciem­bre de 2015, in­for­mó la re­pre­sen­tan­te Mart­ha Sán­chez So­ler.

Pro­ve­nien­tes de Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y El Sal­va­dor, las ma­dres y pa­dres de los de­sa­pa­re­ci­dos lle­ga­ron a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, en don­de el sa­cer­do­te Eu­ge­nio Ra­mí­rez oró pa­ra que los pue­blos cen­troa­me­ri­ca­nos de­jen de ser "tan gol­pea­dos por la vio­len­cia y la co­rrup­ción".

En ese sen­ti­do, el re­li­gio­so pi­dió que los go­ber­nan­tes de­jen de es­tar al ser­vi­cio de in­te­re­ses par­ti­cu­la­res y ayu­den a las per­so­nas de sus res­pec­ti­vas na­cio­nes a sal­var vi­das.

La ca­ra­va­na que in­te­gran 40 ma­dres de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua vi­si­tan hos­pi­ta­les, pros­tí­bu­los, re­clu­so­rios, al­ber­gues de in­dí­ge­nas y de mi­nus­vá­li­dos o cual­quier otro si­tio don­de pue­dan en­con­trar a al­gún mi­gran­te.

Sán­chez So­lar in­for­mó que de acuer­do a la ci­fra más ac­tua­li­za­da que ela­bo­ró la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, re­por­ta que unos 20,000 mi­gran­tes por se­mes­tre son in­ter­cep­ta­dos en su trán­si­to por Mé­xi­co en su ru­ta a la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se.

La ma­yo­ría de los mi­gran­tes que hu­yen de la vio­len­cia cri­mi­nal y que bus­can me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, se en­cuen­tran con el cri­men or­ga­ni­za­do, que los ex­tor­sio­na, ro­ba, vio­la y mu­chos son obli­ga­dos a in­te­grar­se a sus fi­las co­mo si­ca­rios "to­do es­to si no quie­ren per­der la vi­da".

En la vi­si­ta al pe­nal de San­ta Mart­ha Aca­ti­tla se en­tre­vis­ta­ron con mi­gran­tes re­clui­dos y el sá­ba­do pa­sa­do tam­bién in­clu­ye­ron una reu­nión con la Red de De­fen­so­ras de los De­re­chos Hu­ma­nos.

Ayer do­min­go vi­si­ta­ron la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe y pre­vén reu­nir­se con re­si­den­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que vi­ven en Mé­xi­co: es­te lu­nes con­vo­can a una con­fe­ren­cia de pren­sa y a una reu­nión con or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

En tan­to, la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos del Dis­tri­to Fe­de­ral (CDHDF) se su­ma y so­li­da­ri­za con la XI Ca­ra­va­na de Ma­dres Cen­troa­me­ri­ca­nas que Bus­can a sus Hi­jos De­sa­pa­re­ci­dos en Trán­si­to por Mé­xi­co, que ini­ció su via­je el pa­sa­do 30 de no­viem­bre de 2015.


Descarga la aplicación

en google play en google play