Escúchenos en línea

Gobierno estadounidense abrirá tres centros para menores inmigrantes

Washington. Agencias. | 8 de Diciembre de 2015 a las 16:32

Con el objetivo de hacer frente al aumento de inmigrantes menores de edad de los últimos meses, el Gobierno de Estados Unidos anunció que se abrirán tres nuevas casas hogar para dar refugio a los indocumentados niños y jóvenes que cruzan de manera independiente la frontera sur.

Funcionarios de los Departamentos de Salud (HHS) y Seguridad Nacional (DHS) comentaron a la agencia de noticias EFE que la apertura de los centros, dos en Texas y uno en California, está prevista para este mes de diciembre.

Los centros de Texas tendrán una capacidad total de mil camas, mientras que la de California será de 400, mencionó un funcionario a la agencia noticiosa.

Las cifras de inmigrantes que llegan a Estados Unidos de manera ilegal aumentan en verano y descienden en estos meses donde el frío y las lluvias dificulta los viajes, pero este año las autoridades han notado que las entradas en esta temporada no han bajado.

En octubre pasado, 4.973 niños no acompañados de adultos cruzaron la frontera sur, lo que supone un incremento de casi el 100% a comparación de octubre del año pasado, cuando la cifra fue de 2.519 menores, de acuerdo a información de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En noviembre la cifra fue de 5.622 frente a los 2.610 del mismo mes de 2014, lo que significa un aumento del 115%.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud "ha iniciado un proceso para expandir" sus capacidades de refugiar temporalmente a esos niños, explicó la portavoz del DHS, Marsha L. Catron, en respuesta al aumento de detenciones de menores que cruzan la frontera sin compañía.

En 2015, las autoridades detuvieron a 39,970 menores sin acompañante en la frontera de México, un 42% menos que el año anterior, según información de la CBP.

Según datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en Estados Unidos, hay actualmente tres centros de detención de inmigrantes: Berks (Pennsylvania), Karnes City y Dilley, ambos en Texas.

Durante los últimos meses, los centros de detención han centrado las críticas de activistas y congresistas, que presentaron quejas formales para exigir el cierre de estas instalaciones que comparan con "cárceles" por el "grave" daño que infringen a las madres y niños internados.

Tras la crisis migratoria de 2014, Obama pidió al Congreso la aprobación de mil millones de dólares para financiar la "Alianza para la Prosperidad" con El Salvador, Guatemala y Honduras, un plan para fomentar el desarrollo en esos países y tratar de frenar la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

Sin embargo, el Congreso de EE.UU. no ha aprobado los fondos todavía y la propuesta está siendo estudiada en la Cámara de Representantes y en el Senado, pero con cantidades muy inferiores a los 1.000 millones solicitados por Obama.


Descarga la aplicación

en google play en google play