Escúchenos en línea

Usan a Donald Trump para naturalizar a un millón de latinos en EUA

Washington. Agencia /Notimex | 10 de Diciembre de 2015 a las 17:26

Con el trasfondo de los comentarios de Donald Trump contra inmigrantes, una coalición de legisladores y activistas lanzó una campaña nacional para naturalizar a un millón de latinos, la mayoría mexicanos, antes de las elecciones de 2016.

A un costo de cuatro millones de dólares, la campaña del Latino Victory Foundation incluye un video en el que se escuchan las palabras de Trump contra los mexicanos y se contrastan con imágenes de jóvenes, ancianos, familias e hispanos exitosos como el astronauta José Hernández.

“Que te conozcan por quien eres. No por lo que dicen de ti (...) Conviértete en ciudadano, hoy”, afirma el eslogan de la New American Democracy Campaign.

Alrededor de 8.8 millones, de los 13.3 millones de residentes legales permanentes en Estados Unidos, son elegibles para hacerse ciudadanos en este momento. De aquéllos, unos 2.67 millones son mexicanos, según el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

“Tiene que ser una campaña donde los latinos no sean víctimas, sino donde los latinos demuestren su poder, una campaña de respuesta”, señaló uno de sus principales promotores, el legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, el mayor impulsor de la reforma migratoria en Estados Unidos.

La campaña incluirá talleres de ciudadanía para convencer a los hispanos sobre la importancia de volverse ciudadanos como vía para el ejercicio de sus derechos políticos y para participar en la selección de sus líderes, en todos los niveles del gobierno

“Trump es un factor que va a ayudar a movilizarnos, pero nosotros tenemos la responsabilidad de hacerlo y estamos trabajando en esa dirección”, señaló el director de CASA, Gustavo Torres, una organización de apoyo a los inmigrantes.

Hasta el momento las organizaciones participantes han recaudado un total de 2.9 millones de dólares, pero confían en obtener fondos adicionales para financiar la campaña en su totalidad.

Los promotores consideraron que la campaña dispone de una “ventana” de oportunidad de alrededor de seis meses, para lograr la naturalización de residentes y el registro de electores, por lo que calculan completar la mayor parte para junio, cinco meses antes de las elecciones de noviembre.

Gutiérrez dejó en claro que la campaña no es partidista, aunque históricamente los inmigrantes –incluidos latinos y asiáticos— votan a nivel nacional de manera predominante por los demócratas.

Expertos coinciden que la retórica antiinmigrantes de aspirantes presidenciales republicanos, como Trump, puede ayudar a generar mayor interés entre los residentes hispanos a convertirse en ciudadanos, registrarse y votar en los comicios presidenciales.

Aunque el costo del proceso de ciudadanía aumentó a 675 dólares por persona, los promotores de la nueva campaña sostiene que alrededor de un millón de mexicanos podrían quedar exentos del pago debido a que sus bajos niveles de ingresos los hacen elegibles a la exención.

Gutiérrez calificó como “excelente” un plan esbozado por el embajador mexicano en Washington para financiar el proceso de legalización de los mexicanos que no sean elegibles a la exención, pero que requieran apoyo económico para completar el proceso.

Un análisis del Instituto de Estudios Latinos mostró que entre los latinos, los inmigrantes mexicanos retrasan su proceso de naturalización más tiempo y tienen la tasa de ciudadanía más baja que casi todas las demás nacionalidades que residen en Estados Unidos.

Las principales razones argumentadas por los inmigrantes mexicanos para no hacerse ciudadanos es que no lo desean porque no lo consideran importante, no están interesados, no creen que sea necesario, no planean quedarse en Estados Unidos, no dominan el idioma inglés y no tienen información suficiente.

En contraste, los mexicanos que optaron por hacerse ciudadanos lo hicieron para obtener beneficios personales o familiares, como pensiones, mejores oportunidades económicas o laborales, para no ser discriminados y votar, o para reunificarse con sus familias.

Para naturalizarse se requiere ser mayor de 18 años, haber sido admitido como residente permanente, haber vivido en Estados Unidos al menos cinco años continuos, hablar, leer y escribir en inglés, conocer la historia y el gobierno estadounidense, tener buen carácter moral y someterse a la Constitucional del país.

Otras organizaciones también mantienen campañas para alentar la participación electoral de los 12.1 millones de hispanos en Estados Unidos que ya son ciudadanos, pero que no votaron en los comicios presidenciales de 2012.

Los estadounidenses se preparan para elegir el 8 de noviembre de 2016 a su nuevo presidente, 13 gobernadores y nuevos miembros del Congreso de Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play