Escúchenos en línea

Cónsul ecuatoriana reconoce políticas migratorias de gobierno mexicano

Ciudad de México. Notimex. | 13 de Diciembre de 2015 a las 12:16

Más allá de brindar ayuda a migrantes ilegales que cruzan por México, se debe destinar más recursos a desarticular el negocio de tráfico de personas que deja ganancias millonarias a quienes “lucran con los sueños”, señaló la cónsul de Ecuador, María Sol Corral Samudio.

Expuso que de los casi cinco mil ecuatorianos que ingresan al país, sólo logran llegar a Estados Unidos entre 100 y 200 personas, mientras que unas mil son retornadas a la nación sudamericana por el Instituto Nacional de Migración (INM).

En entrevista con Notimex, la diplomática ecuatoriana refirió que los migrantes ilegales que son detenidos muchas veces refieren que son de El Salvador o Guatemala, para que no sean llevados de vuelta hasta Ecuador y ahí volver a intentar su travesía por el que llaman “el camino de la muerte”.

En el marco del Día Internacional del Migrante, destacó que el gobierno mexicano ha tomado las políticas migratorias y acciones adecuadas en las principales fronteras de acceso para aquellos que van en busca del “sueño americano”.

Los que recurren a hacer este peligroso viaje son personas de entre 24 y 40 años de edad, de ellos 70 por ciento son varones y 30 por ciento se divide en mujeres y menores no acompañados.

Corral Samudio informó que a los ecuatorianos el viaje puede costarles entre 20 y 25 mil dólares, y se les pide en un inicio cuotas de cinco mil dólares, para después y al final del viaje solicitarles el resto.

Ante ello, “es importante no abandonar la misión que tiene México para erradicar a la mafia que trafica con las personas, es lo principal, no debemos buscar una cura para el problema sino atacar la raíz, debemos de ir por la desactivación de las bandas”, destacó.

Con las medidas que ha implementado el gobierno de Estados Unidos es imposible acceder al país, y muchos de los inmigrantes se ahogan en el río Bravo o son abandonados justo antes de su cruce, y se les dice que ya están “del otro lado”.

Sin embargo, añadió, muchos quieren ir al país de las barras y estrellas sin saber que allá también es difícil la situación económica y hay que trabajar mucho, además de que sus derechos son vulnerados y las personas pasan por maltratos para conseguir algunos dólares.

“Nuestras personas no deben irse más por buscar sueños, es hora de que Latinoamérica se venda como lo mejor del mundo y nadie quiera irse de su país más que para vacacionar”, enfatizó.

Hoy la comunidad ecuatoriana que vive legalmente en México es muy pequeña, apenas alcanza los tres mil habitantes, que en su mayoría vienen a estudiar maestrías, doctorados y especialidades, sobre todo en el área médica.

Mientras que el flujo de turistas entre ambas naciones se duplicó desde 2014, luego de que Aeroméxico inaugurara una ruta entre la ciudad de Quito y el Distrito Federal, con la cual las cifras alcanzaron 60 mil turistas ecuatorianos en México.


Descarga la aplicación

en google play en google play