Escúchenos en línea

Los latinos exigen reforma, cese de redadas y de deportaciones

Agencia EFE. Desde Washington. | 12 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Activistas y familias latinas se manifestaron el miércoles en varias ciudades de EEUU y ante el Congreso en Washington para exigir la aprobación de una reforma migratoria integral y el cese de las redadas y las deportaciones, en el Día de Acción Nacional de Inmigrantes. Los manifestantes también llevaron a la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, una carta firmada por la activista mexicana Elvira Arellano, deportada el pasado 20 de agosto y quien instó a la legisladora a tomar cartas en el tema de la reforma migratoria. La misiva, que fue llevada a la oficina de Pelosi por el hijo de Arellano, Saúl, y varios activistas latinos, advirtió a la presidenta de la Cámara de Representantes que los demócratas deben interesarse en la reforma, si es que quieren obtener el apoyo de los latinos en las próximas elecciones presidenciales en EEUU. En una sala del edificio Rayburn completamente abarrotada y presidida por una imagen de la Virgen de Guadalupe, alrededor de 200 inmigrantes portaron pancartas que exigían respeto a sus derechos mientras se recordaba la figura de la activista mexicana. El caso de Arellano, una indocumentada refugiada en una iglesia de Chicago (Illinois) durante más de un año, concluyó con su deportación a México después de ser arrestada en Los Ángeles y a pesar de que su único hijo, Saúl, es ciudadano estadounidense y clamó para que no lo separaran de su madre. Tal situación se repite en miles de familias latinas que sufren las deportaciones de alguno de sus miembros. "Estamos aquí para apoyar a Elvira", dijo a Efe Gisella Casillas, una inmigrante mexicana de 33 años. "Es necesario que paren las redadas y las deportaciones porque lo único que consiguen es que se separe a las familias", agregó. El día nacional de oración que la propia Arellano convocó para este miércoles incluyó las actividades en Washington, así como manifestaciones en Boston, Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Detroit, Milwaukee, Cleveland, Houston y muchas otras ciudades por todo Estados Unidos. El reverendo Walter Coleman, integrante de la Iglesia Metodista de Chicago, el lugar donde Arellano se refugió de las autoridades de inmigración, subrayó hoy la necesidad de aprobar la reforma migratoria para todas las familias que viven esta situación durante su intervención en la conferencia de prensa. La reforma puede permitiría regularizar a más de 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, la mayoría de ellos procedentes de México y otros países latinoamericanos. Por su parte, Pedro Avilés, director ejecutivo de la Coalición Nacional para la Inmigración de Washington (NCIC), dijo que "las redadas y las deportaciones no se producen por los motivos que esgrimen los políticos, sino porque nuestra piel es distinta y hablamos diferente, y por eso propugnan políticas racistas y xenófobas". Los manifestantes más pequeños acudieron a la cita del Congreso en Washington coreando una simbólica versión del clásico "Born in the USA" del cantante estadounidense Bruce Springsteen, al que modificaron el estribillo por un más reivindicativo "Don't take my mommie or my daddy away" (no se lleven a mi madre o a mi padre).

Descarga la aplicación

en google play en google play