Escúchenos en línea

Crecimiento de población latina genera tensiones en el norte de Colorado

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 12 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El rápido crecimiento de la población inmigrante latina en el norte de Colorado está causando tensiones y conflictos sociales, tanto en las escuelas como en las agencias de servicios públicos, afirmaron el miércoles dirigentes latinos. Desde el 2000, el número de latinos en el norte de Colorado ha aumentado casi el 50 por ciento, por lo que ahora poco más de 15.000 latinos viven en esta zona, según nuevos datos del Censo. Pero la cantidad de personas que sólo hablan español se ha duplicado en ese mismo período, ya que, según el Censo, dos de cada tres inmigrantes latinos en esta zona de Colorado únicamente habla su idioma natal. "Estos datos no mienten", declaró en rueda de prensa Rich Salas, dirigente comunitario y director asistente de El Centro, un programa para latinos de la Universidad Estatal de Colorado. "Realmente siento que ya es hora que nuestra nación enmiende sus políticas migratorias totalmente quebradas y trabaje hacia una reforma inmigratoria comprensiva y humana", agregó. Por su parte, Kim Salinas, abogada y directora de Fuerza Latina, también se refirió a las consecuencias migratorias del crecimiento latino en esta ciudad. "En Fort Collins las autoridades policiales reportan que mandan más de 30 personas al mes a la cárcel de inmigración en Aurora, Colorado. Y muchas de esas personas son procesadas para ser deportadas", aseveró Salinas. "Cada persona deportada deja alguien atrás, bebes, niños, esposos, hermanos, padres y amigos. También dejan sus casas, negocios, trabajos y comunidades," indicó. Salinas y Fuerza Latina convocaron a una vigilia esta noche en la plaza central de Fort Collins para explicar que "los inmigrantes vienen a trabajar, para honrar nuestros padres, esposos, hermanos, hijos y amigos que han sido deportados, y para mostrar que las deportaciones tienen consecuencias graves para nuestras familias, comunidades, y el país". Por su parte, Phil Cafaro, portavoz del grupo Northern Coloradans for Immigration Reduction, que propone reducir la llegada de inmigrantes a Colorado, sostuvo que "estos números (de inmigrantes) son algo negativo para la comunidad". Cafaro afirmó que los inmigrantes carecen de estudios, sólo se dedican a trabajos manuales y hacen que bajen los salarios, lo que -afirmó- aumenta la pobreza en la zona. Sin embargo, según estadísticas oficiales del condado Larimer, los latinos representan sólo el 11 por ciento de las personas pobres del área. Y en el 2006 sólo 450 inmigrantes que no pudieron comprobar "presencia legal" en el país llegaron al hospital de Fort Collins a pedir asistencia médica.

Descarga la aplicación

en google play en google play