Escúchenos en línea

Migrantes pasan la Navidad a la espera del tren «La Bestia»

Mazatlán. Agencias. | 25 de Diciembre de 2015 a las 15:36

Migrantes centroamericanos encuentran en el comedor Divina Providencia un alivio a sus penurias.

Lo que más deseaban como regalo de Navidad era llegar a Chicago, Illinois, Estados Unidos, pero no fue posible.

La Navidad los recibirá en Mazatlán, quizá sin cenar y con una profunda tristeza.

Llevan casi el mes fuera de casa, lejos de su País... de los suyos.

En estas semanas, que les han parecido eternas, han pasado los peores calvarios.

Se trata de William y José Domingo, originarios de El Salvador y Nicaragua.

Los dos quieren ganar dólares para que sus familias dejen de pasar hambre.

A William lo esperan siete hermanos y sus padres, también una novia a la que le dolió dejar.

"Pero no tengo opción..., tuve qué salirme de mi tierra a trabajar, allá la vida es muy dura, aunque como uno está con su gente, con mis padres, no era tan dura como andar por acá, padeciendo", expresa mientras revisa sus ampollados pies.

José Domingo dejó a su esposa y a sus dos pequeños hijos; quiere darles lo mejor, que coman bien y que no les falte nada.

"Y allá (Nicaragua) sólo (hay) problema, ni una casa puedo darles, así que daré mi vida por ellos", comparte.

Junto con William y José Domingo viajan siete mexicanos de Jalisco, Michoacán y Oaxaca, el sueño es el mismo, el que pinta con "billetes verdes".

Ayer llegaron al puerto hambrientos y los mandaron al Comedor "Divina Providencia", pero estaba cerrado.

Frente a estas instalaciones vive doña Natividad.

Con su andar pausado, la mujer buscó a doña Eulalia, su vecina de la colonia Esperanza, y ambas lo abrieron.

Entre las dos guisaron dos carteras de huevos, frijol y arroz; también hubo café de olla y tortillas de maíz.

Fueron manjares para quienes esperan montarse en "La Bestia".

Esta Navidad estaban de suerte, comieron hasta que se saciaron, sólo así podrán continuar su camino, quizá el sábado, cuando el tren llegue.

Una ayuda caía del cielo

El comedor comunitario "Divina Providencia" se ubica a tres cuadras del Hospital General de Mazatlán.

En un pequeño espacio, decenas de migrantes y familiares de pacientes del citado nosocomio reciben alimentos calientes, sin costo alguno.

El responsable es el sacerdote Jesús María Sánchez Rodríguez, de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en la colonia Juárez.


Descarga la aplicación

en google play en google play