Escúchenos en línea

Aumenta el apoyo a inmigrantes en EEUU

Washington. Agencias. | 26 de Diciembre de 2015 a las 17:48

Líderes del grupo religioso estadounidense Sanctuary Movement prometieron ofrecer sus iglesias como refugio para inmigrantes que enfrenten la deportación, ante una ofensiva del gobierno de Barack Obama contra familias centroamericanas que ingresaron al país de manera ilegal.

La declaración del denominado Santuary Movement se conoce después de que el diario The Washington Post informara que la administración de Obama planeaba una serie de medidas para expulsar a cientos de familias indocumentadas a partir de inicios de enero, en el primer esfuerzo a gran escala para enfrentar la reciente ola de cruces fronterizos ilegales.

El coordinador de la filial Church World Service, el pastor Noel Anderson, informó que el total de congregaciones religiosas que apoyaban ofrecer refugio a los amenazados de deportación era de unas trescientas en más de veinte estados del país.

Harrington señaló que temía que la campaña del Gobierno de Obama atrape a muchos inmigrantes que no tienen tiempo o representación legal para preparar pedidos de asilo y son pasadas por el sistema demasiado rápido.

Dirigentes del Sanctuary Movement ya han protegido a al menos diez inmigrantes en los últimos dieciocho meses, desde que en enero de este año dieron refugio en Filadelfia a una hondureña, cuyos dos hijos habían nacido en Estados Unidos. Finalmente, su deportación fue aplazada por dos años.

Inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Nicaragua han llegado por miles a Estados Unidos cruzando desde México desde principios del 2014.

Muchos de ellos son menores solos y familias que huyeron de la extrema pobreza, las pandillas y la violencia del narcotráfico.

Aunque los directivos del Servicio de Inmigración y control de Aduanas de Estados Unidos no ha emitido aún la autorización final para la planeada deportación de inmigrantes centroamericanos, la mayoría de los expulsados serán personas que presentaron una petición de refugio al entrar en la nación norteña y cuyo pedido fue rechazado por la justicia, al igual que quienes cuentan con antecedentes criminales, según reveló el diario The Washington Post.

La administración de Barack Obama ha sido fuertemente criticada por su política de deportaciones ya que dio esperanza de legalizar temporalmente a unos cinco millones de indocumentados a través de una orden ejecutiva dictada por el propio mandatario el año pasado.


Descarga la aplicación

en google play en google play