Escúchenos en línea

Inauguran en México reunión sobre migración

| 26 de Julio de 2006 a las 00:00
Con la ausencia de Estados Unidos, México y otros 15 países participantes inauguraron este martes en México la reunión del Proceso de Helsinski sobre Migración Internacional, cuyo objetivo es propiciar el debate desde la perspectiva de responsabilidad multilateral. El proceso de Helsinski es un mecanismo creado a iniciativa de Finlandia y Tanzania en la década de los años 70, para abordar temas clave, como inmigración y gobernabilidad. En 2003, ambos países lo volvieron a impulsar centrándolo en dos aspectos fundamentales, democracia y globalización en un intento por salvar la brecha norte-sur. El canciller de México, Luis Ernesto Derbez, condenó a quienes tratan a los inmigrantes indocumentados "como simples objetos o, peor aún, como criminales". Derbez dijo que su país considera que regular los flujos migratorios "implica el reconocimiento del trato de los inmigrantes con derechos concretos". "Rechazamos tanto la visión de quienes los entienden como simples objetos o peor aún como criminales", agregó el canciller mexicano. México espera que en EEUU se apruebe una reforma migratoria integral que beneficiaría a millones de mexicanos indocumentados que residen en aquel país, pero hay legisladores que muestran una fuerte oposición y buscan una salida sólo mediante medidas de seguridad fronteriza. Derbez explicó que el número de indocumentados a nivel mundial se ha incremento debido a la intensa competencia internacional, inducida por los procesos de interacción y globalización. No obstante, el funcionario insistió que se debe regular los flujos migratorios "en forma ordenada" y con el reconocimiento de los derechos de las personas. El representante de la Nunciatura Apostólica en México, Miguel Alvarez, sostuvo que los indocumentados mexicanos, centro y sudamericanos sufren maltratos tanto de parte de las autoridades como de las organizaciones delictivas. "México llora a sus muertos al norte (EEUU); Centro y Sudamérica lloran a los suyos en la frontera sur (de México), además de un sin fin de abusos de autoridad, de cohecho, violaciones sexuales, mordidas y asaltos de bandas organizadas como la Mara Salvatrucha", señaló el representante de la Nunciatura. Alvarez dijo que también es preocupante "el creciente aumento de un sector vulnerable de la población que son víctimas de la trata de personas" en América Latina y el Caribe. "Cada año, miles de personas, la mayoría mujeres y niños, son engañadas, vendidas, coaccionadas o sometidas de alguna manera a situaciones de explotación de las que no pueden escapar", puntualizó. En la reunión sobre migración, que culminará este miércoles, participan representantes de más de 80 países (Estados Unidos no acudió) y organismos internacionales, además de académicos y expertos. Los participantes, representantes de Argelia, Brasil, Ecuador, El Salvador, India, entre otras naciones, así como miembros de organizaciones internacionales, redactarán un informe que será enviado a Naciones Unidas para su discusión en la próxima Asamblea General, a efectuarse en septiembre próximo. El documento es un intento por asegurar que el problema migratorio tenga un lugar particular en la agenda del organismo y crear un espacio para continuar la discusión. Ulises Canchola, director general del Sistema de Naciones Unidas de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, aseguró que el gran flujo de emigrantes registrado en los últimos dos años implica un importante reto para las instituciones involucradas. Es por ello, que necesitamos asegurar un marco en el ámbito internacional para abordar la problemática y el reto que lleva ubicar al individuo como sujeto y no como objeto, señaló. Pretendemos dar el máximo esfuerzo por tratar de atender el fenómeno migratorio y procurar no hacer del inmigrante un producto o una mercancía, agregó.

Fuente: Agencias Prensa Latina (PL) y AFP. Desde Ciudad de México.


Descarga la aplicación

en google play en google play