Escúchenos en línea

Latinos se unen en vigilia para que acaben las redadas

Agencia EFE. Desde New York. | 13 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Un grupo de inmigrantes latinos se unió el miércoles por la noche en una vigilia en el "Día de Acción Nacional" convocado por la activista mexicana Elvira Arellano, en la que sus organizadores exhortaron a luchar para convertir a Nueva York en una ciudad santuario. También hicieron un llamamiento a los asistentes para continuar unidos en apoyo a la propuesta de ley que busca que la ciudad otorgue una identificación municipal para todos sus residentes, incluidos los indocumentados siguiendo los pasos de New Haven, en Connecticut. "El Día de Acción Nacional" fue convocado por Arellano tras ser deportada a su país en agosto y se realizó en varias ciudades del país para reclamar una reforma migratoria integral y exigir respeto a los derechos de los inmigrantes. Durante la noche, se escuchó a diversos activistas pedir el cese de las deportaciones que está dividiendo a las familias, proceso que en el transcurso de los pasados diez años ha repatriado a 1,5 millones de indocumentados, recordó Radhames Pérez, activista dominicano. "Y la reforma por la que estamos luchando sencillamente salió del debate por los políticos de ambos partidos", señaló Pérez, quien aseguró a los asistentes sobre la necesidad de lograr que Nueva York sea declarada una ciudad santuario donde se prohíban las redadas. Argumentó que la Gran Manzana debe de ser un santuario de "libertad, tolerancia, inclusión y democracia". Dijo además que la coalición de organizaciones que convocó la vigilia pedirá a la ciudad que "rompa los contratos" que tenga con aquellas corporaciones que pidan verificar el estatus migratorio de una persona antes de contratarla. "Nueva York no tiene por qué aceptar eso", afirmó obteniendo un sonoro aplauso de cerca del centenar de inmigrantes que se reunieron en la vigilia. "Esta ciudad es un símbolo y lo que ocurra aquí puede tener un efecto dominó", argumentó Pérez, mientras que Teresa Arieta convocó tanto a residentes legales como indocumentados a apoyar la creación en cada condado de la Red contra las Deportaciones. Las personas que pertenezcan a la Red acudirían en apoyo a los inmigrantes que estén siendo deportados y alertarían sobre las redadas de inmigración en las comunidades. El guatemalteco Fernando Muñoz consideró que "la comunidad inmigrante está bajo ataque. Es inhumano. Cuando se habla de redadas, sólo vemos que se habla de latinos". El activista responsabilizó también a los gobiernos latinoamericanos por la separación de familias. "Esa separación está ocurriendo desde hace mucho tiempo. Tanto crédito tiene este gobierno como los títeres de nuestros países que no han podido crear políticas de desarrollo" que eviten la emigración, afirmó Muñoz, quien exhortó también al público a no tener miedo de luchar por la reforma migratoria. "Si no tuvimos miedo de cruzar ríos y fronteras, lancémonos a las calles", señaló. Por su parte, el salvadoreño Eduardo Barahona dijo que "este país debe asumir la responsabilidad por sus acciones", en referencia a la intervención de EEUU en América Latina. Recordó que este país apoyó económicamente la guerra civil que vivió El Salvador, que costó miles de muertes y que según él, llevó a que dos millones de salvadoreños dejaran el país para radicarse en EEUU. La jornada de vigilias comenzó el pasado viernes en al comunidad dominicana con la asistencia de Saúl, el hijo menor de edad de Arellano y continuarán el 19 de septiembre en el Bronx y posteriormente, el 26 de septiembre en Brooklyn. El obispo colombiano de la iglesia Juana de Arco en donde se realizó la vigilia, inició el evento con una oración y la terminó con el encendido de velas y un minuto de silencio por los muertes de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 y de los que pierden la vida en su intento por llegar a este país.

Descarga la aplicación

en google play en google play