Escúchenos en línea

Tras las rejas presunto asesino de dos hombres latinos en Denver

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 17 de Septiembre de 2007 a las 00:00
La policía de Denver confirmó el lunes el arresto de un individuo considerado el principal sospechoso del asesinato a balazos de dos hispanos el domingo por la madrugada, aparentemente como venganza por no dejarlo entrar a una fiesta. Sonny Jackson, portavoz del Departamento de Policía de esta ciudad, indicó que los hechos sucedieron poco después de las 12:30 de la mañana en un inmueble de la cuadra 1500 Sur Yates, cuando un grupo de personas llegó hasta la puerta de la casa y el dueño de la vivienda les negó la entrada. "En ese momento la situación se volvió mortal. Uno de los individuos sacó una pistola y disparó contra dos personas", dijo Jackson. El grupo que estaba en la puerta se dispersó. Las víctimas fueron trasladadas al Centro Médico de Denver, donde fallecieron de múltiples heridas causadas por las balas. Sobre la base de la información provista por familiares de las víctimas, las autoridades identificaron a uno de los fallecidos como Inocencio Murillo, de 34 años, casado y con dos hijos de 4 y 5 años. Murillo, quien trabajaba en la construcción, y su familia residían en esta pequeña vivienda desde hacía diez años. El otro fallecido es Jesús García, de quien no se proporcionaron otros datos, excepto que, según la policía, era "un amigo de Murillo", aunque otros reportes, basados en declaraciones de vecinos, sostienen que Murillo y García eran primos. Murillo fue herido frente a su casa, mientras que García recibió un balazo (en la cabeza) en la vereda de enfrente, aparentemente al tratar de intervenir a favor de Murillo. El domingo por la tarde, la policía arrestó al sospechoso del que no ha proporcionado su nombre. "No sabemos si ellos (los atacantes) estaban específicamente buscando a estas dos personas, o si simplemente dispararon", comentó el portavoz policial. "Estamos explorando todas las posibilidades, por ejemplo, que se trate de un tiroteo relacionado con pandillas. Sea como fuere, se trata de un homicidio", agregó. Inicialmente, el Centro de Despachos de la policía de Denver creyó que los balazos se habían realizado desde un vehículo en movimiento, pero Jackson confirmó que el atacante huyó a pie. Sin embargo, los atacantes descendieron de un automóvil "que pasó varias veces frente a la casa de Murillo", dijo Jackson. Aparentemente, el grupo que viajaba en el automóvil sería conocido de una de las jóvenes que estaba adentro de la casa, a quien Murillo le había pedido momentos antes que dejase la vivienda. Además, según los Murillo, no hubo una fiesta, sino sólo una "reunión familiar para relajarse y compartir algunos tragos".

Descarga la aplicación

en google play en google play