Escúchenos en línea

En Colorado aprovechan delitos de uno para perseguir a todos los ilegales

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 17 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Varios dirigentes latinos de Colorado expresaron el lunes su repudio a una reunión, convocada por el fiscal de distrito del condado Weld (en el norte del estado) para discutir relatos de crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados. El fiscal Ken Buck, con oficinas en la ciudad de Greeley, definió la reunión que él organizó (y que se llevará a cabo este martes por la noche) como "estrictamente informativa" ya que "se proveerán detalles de cómo los crímenes cometidos por inmigrantes ilegales están directamente impactando el sistema legal del condado Weld y también a los ciudadanos de nuestras comunidad". Sin embargo, los dirigentes latinos afirman que se trata de "un evento racista" y de "un nuevo ataque a la comunidad". "Esta reunión sólo servirá para dividir aún más a Greeley", aseveró Priscilla Falcon, profesora de estudios latinos en la Universidad del Norte de Colorado y respetada activista política desde la década de 1960. "El propósito de esta reunión es el de movilizar el sentimiento de los blancos contra la comunidad inmigrante mexicana", agregó. Falcon expresó que el verdadero motivo de la convocatoria de Buck se ve en el hecho que el fiscal "nunca organizó una reunión sobre crímenes cometidos por anglosajones". Lamentó que el evento se realizase "cuando la comunidad latina de Greeley recién comienza a recuperarse de las redadas del 12 de diciembre de 2006 en el frigorífico Swift", donde se detuvieron a 261 presuntos indocumentados. Por su parte, Sylvia Martínez, presidente de Latinos Unidos del Norte de Colorado, sostuvo que "se debe ser cuidadoso de no acusar a toda una comunidad por los actos de unos pocos". "El estereotipo de que los inmigrantes son más propensos a cometer crímenes es categóricamente falso", agregó. Por otro lado, Julien Ross, director de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC), manifestó que "nos oponemos totalmente a este tipo de reuniones tendenciosas que sólo promueven el racismo y el odio hacia los inmigrantes". "Llamamos a que se realice un debate honesto, balanceado y respetuoso, así como una campaña de educación pública, para unir a nuestras comunidades en torno a la urgente necesidad de una reforma inmigratoria que respete la dignidad humana", dijo Ross. Según el fiscal Buck, un 10 por ciento de los pandilleros de Greeley, así como entre 18 y 22 por ciento de los reclusos en la cárcel local, serían indocumentados. Pero, según Martínez, sólo de 5 a 8 individuos entre los 500 pandilleros identificados como tales en Greeley carecen de papeles de inmigración. Y el uno por ciento de los presos estaría ilegalmente en el país.

Descarga la aplicación

en google play en google play