Escúchenos en línea

Inician boicot contra Western Union en California

Agencia EFE. Desde Los Angeles, California. | 17 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Varias organizaciones de activistas hicieron el lunes un llamado a la comunidad inmigrante para que no envíen remesas familiares a través de Western Union hasta que la empresa considere una disminución en sus tarifas. "Nosotros estamos promoviendo un boicot porque Western Union no se quiere sentar a negociar con nosotros", dijo a Efe David Silva Villalobos, organizador internacional de Instituto Transnacional de Investigación y Acción de Organizaciones de Base (TIGRA, en inglés). "Western Union quiere seguir robando, pues", agregó delante de la sucursal de la empresa de envíos de dinero ubicada frente al parque McArthur, en Los Ángeles. Silva Villalobos contó que hace dos años comenzaron a protestar en contra de la compañía por las altas tarifas que cobra a los inmigrantes en los envíos de remesas familiares. "Western Union tiene desde 1871 de existencia, desde cuando no había leyes y así siguen", aseguró el dirigente de TIGRA. "Aunque en otros lugares ya se aplican las leyes, ellos siguen sin ley". Giovanna Monjarás, coordinadora de Mujeres Unidas en los Negocios de Los Ángeles, indicó que desde la semana pasada han solicitado a los inmigrantes que se unan a la campaña "Apoya solamente a quien te ayuda" con la cual quieren hacer conciencia de que los 9.99 a 14 dólares que Western Union cobra por el envío de cientos de dólares no es la manera de ayudar a la comunidad de la que se lucran. "Por eso le estamos pidiendo a la comunidad que no envíen dinero por Western Union, y a las demás organizaciones (de activistas) les pedimos que nos apoyen", dijo. Hoy, representantes de varias organizaciones sociales llegaron al mediodía a protestar frente a la sucursal de Western Union Continental Currency Service Inc., frente al parque McArthur, en Los Ángeles. El pasado 10 de septiembre los activistas enviaron una carta a Fred Kunick, propietario de dicha sucursal, y a 41 locales más, pidiéndole que cambie a otro negocio en que no tenga que quitarle el dinero de los envíos a los trabajadores inmigrantes. Kunick, según los activistas, dijo no poder acceder a su petición. Silva Villalobos aseguró que Western Union se queda hasta con el 20 por ciento del dinero de la gente". "Y es injusto aprovecharse de las necesidades de los inmigrantes, porque la gente tiene que mandar su dinero a sus hijos, a sus padres, para comida, educación, para medicina, y si no les cobraran tanto la gente podría vivir allá mejor", afirmó. Por su parte, Juan Ramos, dirigente del consejo popular de Echo Park, dijo que la protesta contra la compañía de envíos de remesas es a nivel nacional. "Lo que le pedimos a Western Union es que baje los costos del envío de dinero, como lo están haciendo otras compañía, y que un porcentaje de esos recursos se queden en la comunidad para obras comunitarias y sociales", sostuv. Ramos explicó que eligieron la sucursal de Western Union frente al parque McArthur, porque es un lugar desde donde más se hacen envíos de dinero a las familias latinas, en sus países de origen, desde EE.UU. "Lo que hace Western Union es una manera de especular con las comunidades y obviamente esto es un negocio", explicó Ramos. "Pero es un negocio completamente injusto, por el alto cobro que ellos hacen para los envíos de dinero", finalizó. Los esfuerzos de Efe por obtener la reacción de un representante de Western Union resultaron infructuosos.

Descarga la aplicación

en google play en google play