Escúchenos en línea

Policía de Prince William promete no perseguir a ilegales sin causa justa

Agencia EFE. Desde Washington. | 18 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El Departamento de Policía de Prince William (Virginia) se comprometió a cumplir la resolución antiinmigrante aprobada en el condado a principios de julio de manera "justa y legal", según un informe difundido el martes. El jefe de Policía del condado, Charlie T. Deane, presentó hoy un informe ante la Junta de Supervisores de Prince William, en el que se compromete a poner en marcha la resolución de manera "justa y legal, centrándose principalmente en individuos con estatus ilegal y delincuentes". Tras reconocer que las cuestiones migratorias han sido "históricamente una competencia federal", el informe señala que "la inmigración es una cuestión compleja que incluye desafíos para el Departamento de Policía, la Junta de Supervisores del Condado y la comunidad". El pasado 10 de julio la Junta de Supervisores del condado de Prince William aprobó una resolución que autoriza y exige a "funcionarios, agencias y personal" del condado a verificar el estatus migratorio de cualquier persona sobre la que exista una sospecha razonable de que es un inmigrante indocumentado. Ante el temor de que la puesta en marcha de esta resolución perjudique la colaboración con la justicia de los inmigrantes ilegales, -que son de gran ayuda para la policía como testigos de casos de delincuencia- Deane recalcó en su presentación de hoy que "la protección de las víctimas y los testigos se llevará a cabo independientemente del estatus migratorio". Sin embargo, la organización pro inmigrante Mexicanos Sin Fronteras consideró hoy en un comunicado que tras la puesta en marcha de la resolución "los inmigrantes se mostrarán reticentes a denunciar delitos o a testificar en juicios". Mexicanos Sin Fronteras es una organización sin ánimo de lucro que lidera el movimiento pro inmigrante en Prince William y que comenzó con la aprobación de una resolución que negaría ciertos servicios a los indocumentados. El Departamento de Policía ha presentado además una lista de proposiciones de pautas seguirían a la hora de poner en marcha la resolución ente las que destaca la de la interpretación de lo que supone una "sospecha razonable" para la detención de un individuo. "La práctica de parar, detener o buscar a alguien en base únicamente a factores tales como raza, color o etnicidad está prohibida y es de hecho ilegal", dice el documento de pautas también entregado hoy al Gobierno del condado. Para la adecuada puesta en marcha de la nueva normativa, la Policía ha calculado que se necesitan más de 14 millones de dólares de presupuesto adicional para un programa de cinco años a través del cual el cuerpo policial se preparará para el desempeño de sus nuevas tareas. "No es lógico que el condado se gaste esta exorbitante cantidad de dinero para expulsar a familias, trabajadores, empresarios, consumidores y contribuyentes que han ayudado a construir este país", añade el comunicado de Mexicanos Sin Fronteras. El plan incluye la necesidad de personal adicional en la Policía, así como un entrenamiento que se llevará a cabo fuera del horario de trabajo, una evaluación cada dos años para comprobar la efectividad de la nueva política y un programa de educación pública a la comunidad sobre cuestiones migratorias. Durante las próximas semanas y hasta la siguiente reunión con la Junta de Supervisores, el próximo 2 de octubre, la Policía se compromete a empezar a gestionar los desafíos, tales como el reparto de competencias entre los agentes locales y los de inmigración, así como la puesta en marcha de la campaña formativa pública.

Descarga la aplicación

en google play en google play