Escúchenos en línea

Seis de cada diez latinos prescindieron de seguro médico porque no pueden pagarlo

Agencia EFE. Desde Washington. | 20 de Septiembre de 2007 a las 00:00
El 60 por ciento de los latinos menores de 65 años prescindieron de seguro médico en algún momento de los dos últimos años en EEUU, según un informe publicado el jueves por la organización Families USA. Esta cifra supone un significativo aumento de nueve puntos porcentuales respecto a las cifras registradas en 2000 (51,5 por ciento). El total de estadounidenses menores de 65 años que carecieron de seguro médico durante ese periodo de tiempo alcanzó los 89,6 millones. Esta cifra supone más de un tercio del total (34,7 por ciento) correspondiente a ese espectro de población en Estados Unidos y se traduce en un importante incremento de la cantidad de personas afectadas entre los años 1999 y 2000 (72,5 millones). El coste medio del seguro médico por cada familia estadounidense es de unos 12.000 dólares al año, indicaron fuentes de la organización. El estudio, elaborado a partir de datos de la Oficina del Censo, demostró que los espacios de tiempo en los que estas personas se mantuvieron desprotegidas fueron "largos". Casi dos tercios de esas personas vivieron esa situación durante seis meses o más y el 52 por ciento de ellos mantuvieron ese estado durante nueve meses o más. "El enorme incremento del número de personas sin seguro médico que ha sufrido este país durante los últimos dos años ayuda a explicar por qué este problema se ha convertido en el tema principal de la campaña presidencial de 2008", dijo en rueda de prensa Ron Pollack, director ejecutivo de Families USA. "La expansión del seguro médico en Estados Unidos no es una cuestión de simple altruismo hacia quienes no lo poseen, sino un asunto de fuerte interés nacional", agregó. El número de estados en los que creció el número de residentes estadounidenses menores de 65 años sin seguro médico durante algún momento de 2006 y 2007 dobló el registro alcanzado en 1999 y 2000, ya que pasó de ocho a veinte. Texas lidera la tabla con el 45,7 por ciento de ese sector de población desprotegido, seguido de cerca por Nuevo México (44,3 por ciento) y Arizona (41,8 por ciento). Además, el informe reveló que cuatro de cada cinco personas formaban parte de familias con puestos de trabajo a tiempo completo o parcial. Frank Pallone, presidente el Subcomité de Salud del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, calificó la situación de "desgracia nacional" y prometió soluciones. Entre ellas destacó "las futuras ayudas a los empleadores para facilitar seguros a los trabajadores" y la existencia de un proyecto de ley bipartidista que aumentará los fondos para el Programa Estatal de Seguro Médico para Niños SCHIP (sus siglas en inglés). "La actual Administración ha tratado este asunto como si ni siquiera fuera un problema, pero creemos haber reunido el apoyo suficiente para que la propuesta sea aprobada por la Cámara Baja", afirmó. Por su parte, la senadora demócrata Debbie Stabenow, que admitió apoyar el plan de salud propuesto por la aspirante a la Presidencia, Hillary Clinton, indicó que la aceptación del programa SCHIP supondría "el primer paso para ofrecer una cobertura completa al país". "El actual sistema sanitario es muy caro y no cubre a la sociedad al completo, así que el objetivo debe ser que el seguro médico alcance a todos los ciudadanos, pero por el momento, empecemos por hacernos cargo de los más desprotegidos: los niños", dijo Stabenow. Una de las personas afectadas por esta situación, Barbara Lancelot, presente en la rueda de prensa, explicó a los medios que la situación respecto al seguro médico en Estados Unidos "no ha cambiado demasiado" respecto a la que vivió en las décadas de los 50 y 60. "No me puedo costear todos los medicamentos que requiero, pero algunos sí y por eso soy afortunada; la situación es crítica porque todos conocemos a alguien que necesita un seguro médico", señaló Lancelot. Families USA es una organización independiente y sin fines de lucro que aboga por el acceso universal de todos los ciudadanos estadounidenses a unos cuidados médicos de alta calidad y costos razonables.

Descarga la aplicación

en google play en google play