Escúchenos en línea

Minutemans e inmigrantes chocan en la Zona Cero de New York

Ruth E. Hernández Beltrán, agencia EFE<br>Miguel Cruz Tejada, El Nuevo Diario, República Dominicana.<br>Desde New York | 27 de Julio de 2006 a las 00:00
Una gran tensión caracterizó este miércoles la presentación de un libro sobre los ideales en favor de una reforma migratoria del grupo Minuteman, cuyos miembros fueron recibidos con gritos de "no los queremos" de activistas pro inmigrantes. Los Minuteman se reunieron en el Bajo Manhathan, Nueva York, frente al lugar donde estuvieron las Torres Gemelas y, a sólo pasos, activistas e inmigrantes, en su mayoría latinos y anglos, convocados por la Coalición 1 de Mayo. Los manifestantes, pancartas en mano con mensajes de "Solidaridad con todos los inmigrantes", "Minuteman, ustedes no son bienvenidos" y "Amnistía para los inmigrantes, ¡ahora!" acusaron a los Minuteman de "racistas" y de no respetar a quienes fallecieron el 11 de septiembre por realizar la conferencia en la llamada "Zona Cero". De un lado, los inmigrantes gritaban durante la candente protesta -tanto por el ánimo como por el intenso calor-, mientras del otro lado de la acera, miembros de los Minuteman repetían sus argumentos de que los indocumentados son una carga económica y que le han quitado los trabajos a los ciudadanos estadounidenses. En medio de los dos grupos, la policía trataba de mantener el orden, pero no pudo evitar que los manifestantes traspasaran las barreras y cruzaran la calle para protestar frente a donde los Minuteman realizaban su acto. La situación provocó que de inmediato la policía comenzara a pedir, y a empujar, al público para que volviera a su lugar, lo que causó más tensión. Los Minuteman también fueron con carteles en los que se leía "Protejan América, detengan la inmigración ilegal", "Aseguren las fronteras, detengan la invasión". Su líder, Jim Milchrist afirmó que inmigrantes indocumentados están invadiendo EEUU. Por su parte, James C. Russell, autor del libro "Minuteman: The Battle to Secure America's Border", señaló al presentar su obra que este grupo ha tenido que hacer el trabajo del Congreso y el Presidente de EEUU, porque no han hecho cumplir las leyes migratorias del país. Negó que Minuteman sea un grupo racista bajo el argumento de que lo que hacen es defender la soberanía del país contra la inmigración ilegal. Tim Petrie, portavoz del nuevo grupo "New Yorkers for Inmigration Control and Enforcement", comparó la lucha contra los inmigrantes con la lucha contra Satanás. "Esto es una lucha contra las fuerzas de Satanás, pero Satanás no va a ganar esta batalla. Si quiere batalla, la tendrá", dijo. Cerca de los Minuteman, un grupo de anglos, espontáneamente salió a la calle en defensa de los inmigrantes y gritaba al grupo "los nazis perdieron la II Guerra Mundial" y "nadie es ilegal". La estadounidense Sarah Hines, de 27 años y maestra de profesión, se acercó a la manifestación para apoyar a los inmigrantes, "que trabajan más duro que cualquier otro grupo. Los que realmente invaden son los racistas y no son bienvenidos aquí". Del otro lado, los manifestantes continuaban defendiendo a los indocumentados, entre éstos el senador estatal José Marco Serrano, quien afirmó que es "desafortunado" que el grupo haya venido a Nueva York, "a calumniar y criminalizar a esta comunidad, que trabaja duro". Para el salvadoreño Omar Enriquez, del Comité para la Salud y Seguridad Ocupacional, la presencia de los Minuteman en la zona "es un insulto para la memoria de todos los indocumentados que murieron en los atentados y los que trabajaron en la reconstrucción, que ahora están enfermos". Teresa Gutiérrez, de origen mexicano y portavoz de la Coalición, comentó que los miembros de este grupo "no respetan a los que murieron en 9/11 nosotros sí, que representamos una voz de unidad y solidaridad, mientras ellos, la del racismo y violencia". La actividad, se escenificó en la esquina de las calles Liberty y Church a las 12 del mediodía, contando con una escasa asistencia, característica de las actividades convocadas por los Minuteman. A esa misma hora, un contingente de grupos pro inmigrantes, se apostaron en la misma intersección, pero obligados por la policía a replegarse al lado opuesto, desde comenzaron a lanzar consignas, que llegaban directamente a los micrófonos usados por sus adversarios. "Váyanse racistas, no son bienvenidos a Nueva York, no los queremos aquí", eran entre otras parte de los coros que estremecían con sus ecos los rascacielos, donde ahora se está levantando la Torre de la Libertad. En muchos carteles, se leían frases como las de "Minuteman = KKK", en referencia a la entidad cuyos miembros se encapuchan para aterrorizar a negros e inmigrantes, conocida como Ku-Klux-Klan. Otros emblemas tenían el rostro del Ché Guevara y las banderas de México, Nicaragua, Puerto Rico y otros países, ondeaban entre los opositores a los Minuteman, mayoritariamente latinos. En un momento, en que los opositores a los anti inmigrantes, cruzaron las barreras policiales, acercándose donde se realizaba el lanzamiento del libro, la tensión se hizo presente, debido a que agresivos agentes policiales, empujaban hacia la otra esquina. Faltó poco para que algunos, incluyendo mujeres, se fueran a puñetazos con dos oficiales de la policía, que tuvieron que llamar por refuerzos y agregar más barreras a las ya existentes, controlando la situación. Varios dirigentes de los Minuteman, hablaron sobre la importancia del libro y retomaron los ataques contra los extranjeros en los Estados Unidos, acusándolos de quitarles los trabajos, las viviendas y los beneficios de salud a los nativos americanos. Un letrero gigante del lado opuesto decía: "Nosotros somos América" y otro reclamaba "Legalización ahora". Los voceros del grupo anti inmigrante, atacaron al presidente Bush, a los senadores locales, Tedd Kennedy y John McCain, por supuestamente promover una reforma migratoria que además de permitir la estadía de más de 12 millones de extranjeros en la nación, "pone en peligro la seguridad fronteriza". La organización antiinmigrante denominada "Minuteman" y grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, volvieron a chocar en Nueva York y en esta oportunidad, el escenario fue la Zona Cero de la parte baja de Manhattan, donde antes, se erguían las explotadas torres gemelas. Los Minuteman, convocaron a los medios para poner en circulación el libro escrito por su presidente titulado "The Minuteman, a Battle for Secure Borrad" (Una batalla por la seguridad fronteriza), cuya obra, las organizaciones pro inmigrantes califican de racista, así como a la propia entidad que está integrada mayoritariamente por blancos. El choque terminó sin arrestos, según lo informó a este reportero el Capitán Turco, quien estaba a cargo de comandar los oficiales actuantes.

Descarga la aplicación

en google play en google play