Escúchenos en línea

La «auto-deportación»: ¿Propuesta o burla?

La Opinión y Redacción La Tribuna Hispana | 27 de Julio de 2006 a las 00:00
Republicanos proponen la 'Visa segura de buen vecino'. El proyecto de ley sugiere que el inmigrante se 'auto-deporte' por una semana de EE.UU. Y deben esperar 17 años antes de solicitar la residencia, es decir que pasaría 22 años, al menos, antes de lograr la ciudadanía. Y está condicionado a los países que tienen Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos. Varias semanas después que el debate sobre una reforma a la ley de inmigración, que pueda legalizar a los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, se quedará estancada en el Congreso porque los Republicanos 'necesitaban' discutirlo en sesiones públicas, ahora los del partido del gobierno presentaron una nueva propuesta que para algunos es 'irreal' y que, para otros, suena como una 'burla'. La propuestas de dos legisladores republicanos conservadores requiere que los 12 millones de indocumentados se 'autodeporten' a sus países por una semana y, en los consulados estadounidenses en sus países, solicitar una 'visa segura de buen vecino' para reingresar legalmente a Estados Unidos. Otro detalle importante es que el programa aplicaría en principio solo a los ciudadanos de países signatarios de los Tratados de Libre Comercio de América del Norte y Centroamérica y República Dominicana [TLC y TLCAC]. Es decir, aplicaría a México y Canadá [TLC] y a Nicaragua, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Guatemala y República Dominicana [TLCAC]. Los nacionales de Chile, Perú, Colombia y otros países latinoamericanos quedarían excluidos en principio. Pero de la visa a la residencia, el camino sería más largo que la propuesta anterior del senador Mel Martínez. Pues, tras obtener la visa de trabajo temporal, tendrían que pasar hasta 17 años antes de que la persona pueda ajustar su situación migratoria, es decir solicitar la residencia temporal. La Visa SAFE de Buen Vecino sería renovable cada dos años por un máximo de doce años. Al término, obtendrían otra 'visa de intercambio' [X-Change] válida por cinco años al cabo de los cuales la persona puede peticionar la residencia permanente. 'Se ha demostrado que de los países del TLC y TLCAC proceden más del 80% de los trabajadores inmigrantes', indicó la senadora republicana por Texas, Kay Bailey-Hutchinson, al presentar la medida junto al congresista republicano por Indiana, Mike Pence. Pence auguró que la medida tendrá apoyo republicano porque no es una amnistía. 'La amnistía no es un punto medio', dijo Pence, y por eso el plan del Senado no tiene apoyo en la Cámara Baja, agregó. En unos días el Congreso se va de vacaciones por un mes previo a retornar en septiembre a una corta sesión pre-electoral. Cuando se promulgue la medida —si llegara a ocurrir— los indocumentados tendrían dos años para retornar a sus países a solicitar reingreso. Ese lapso se emplearía para asegurar la frontera y el Presidente debe certificarlo al Congreso antes de implementar el programa de trabajadores temporales. Aunque diversos sectores catalogan de irrealista la idea de que millones de personas se autodeporten, los autores de la medida dijeron que habrá incentivos. 'La salida sería corta; estaríamos hablando de una semana aproximadamente', dijo Pence. Explicó que los centros para obtener la visa en los países de origen de los indocumentados serían operados por el sector privado. Se conocerán como Centros 'Ellis Island'. En segundo lugar, agregó, grupos de apoyo como organizaciones comunitarias y religiosas orientarían a los inmigrantes sobre el proceso y la importancia de que retornen a sus países para solicitar el visado. En tercer lugar, dijo, otro incentivo será las severas multas que aplicarán a empleadores que tengan indocumentados en sus filas. 'Esto [la medida Hutchinson-Pence] no pretende ser un proyecto conciliado. No será perfecto... pero es un comienzo', dijo Bailey-Hutchinson. Añadió que la medida podría superar el estancamiento para que al retorno en septiembre se solucione el tema migratorio. Los estadounidenses merecen que el Congreso actúe con prontitud, dijo la senadora. Sobre la medida Pence-Hutchinson el líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid, de Nevada, consideró que 'es irrealista, impráctico e inhumano esperar que más de doce millones de personas se autodeporten de este país'. 'En vez de estar haciendo más conferencias de prensa y audiencias de truco publicitario, los republicanos en el Congreso necesitan nombrar conferenciantes para que podamos aprobar una ley de reforma migratoria integral este año' , sostuvo Reid. El líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist, dijo que discutirá la medida con sus autores. El senador demócrata de Massachusetts, Edward Kennedy, indicó que no apoya el plan pero que 'admira' la voluntad de Pence de buscar una salida en lugar de politiquear con el tema migratorio como hacen otros republicanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play