Escúchenos en línea

Guardia Nacional defiende su función contra los inmigrantes en Arizona

N Barraza, Prensa Hispana. | 27 de Julio de 2006 a las 00:00
Desde que se militarizó la frontera con México, la Patrulla Fronteriza ha detenido a mil 251 indocumentados con el apoyo de la Guardia Nacional, de acuerdo al gobierno de los Estados Unidos. La presencia de la Guardia Nacional en esa zona sigue levantando polémica entre quienes se oponen a la discriminación contra los inmigrantes, que califican su presencia como una amenaza para quienes cruzan la frontera de manera indocumentada. Sin embargo, de acuerdo al portavoz de la Guardia Nacional de Arizona, Paul Aguirre, la gente no debe temer a los militares, ya que simplemente cumplen el mandato del presidente Bush. Indicó que la labor que realizan en la frontera desde el mes pasado es con el fin de resguardar al país de la amenaza extranjera, y aseguró que para los soldados, su tarea actual es de brindar seguridad y protección a la nación. No obstante, un informe oficial indica que algunos de los soldados portarán armas, y tienen instrucciones para defenderse únicamente en caso de ser atacados. Aguirre descartó que se puedan desatar conflictos armados o cualquier otro problema, ya que sus tareas se limitan a apoyar el trabajo de los agentes de la Patrulla Fronteriza. "La gente no debe tener miedo a la Guardia Nacional. Estamos aquí para proteger América, para servir a la comunidad y proteger los estados en los que vivimos", enfatizó. El vocero resaltó que la misión de los soldados es la misma que cuando tuvieron que viajar a Luisiana para ayudar en las labores de rescate luego del azote del huracán Katrina, al igual que cuando fueron llamados a reforzar la seguridad de los aeropuertos después del ataque del 9/11. Aunque un gran número de elementos de la Guardia Nacional sí estarán patrullando la frontera arizonense, no tienen poder para arrestar a nadie. En caso de detectar la presencia de inmigrantes indocumentados, simplemente avisarán a la Patrulla Fronteriza. "Tienen una idea errónea de nuestras funciones, pero es por ley que no podemos detener a nadie, porque ese es trabajo de la agencia federal. No queremos ser policías ni vamos a serlo", dijo el Mayor Aguirre. Externó que no están capacitados para las funciones de migración, y aclaró que la única área que van a cubrir es a través de la operación de puntos de vigilancia. "Las tareas asignadas corresponden a las que están directamente relacionadas con las especialidades dentro de la Guardia Nacional, algo que ellos ya realizan a nivel militar", indicó. Por ejemplo, la ampliación y rehabilitación de caminos, mantenimiento de las cámaras de vigilancia, reparación de automóviles y diversas funciones administrativas. Eso le permitirá a los agentes de la Patrulla Fronteriza dedicarse exclusivamente a una mayor y mejor vigilancia de la frontera. Es decir, los elementos de la Guardia Nacional sustituirán a los agentes de la Patrulla Fronteriza en labores más generales, para que éstos puedan realizar sus funciones contra la inmigración ilegal. Otra de sus misiones será la de construir barreras de 20 pies de alto a lo largo de la frontera, que servirán para frenar el cruce de narcotraficantes. Los fondos para el reforzamiento de la seguridad supera los mil 900 millones de dólares y provienen de fondos federales. "Para los americanos la inmigración es una de las cosas más importantes, y no les molesta pagar impuestos para que se combata este problema. En lo personal, no importa si lo solucionan con más visas de trabajo o de otra manera, lo importante es que entren legalmente al país", dijo. Un buen comienzo En Arizona hay cerca de 800 soldados de la Guardia Nacional y, según comentó el Mayor Paul Aguirre, para el 1 de agosto próximo la cifra será de mil 200, que se completará con aproximadamente 80 soldados de Wisconsin y otros 200 de Carolina del Norte que arribarán este fin de semana, así como un contingente de entre 150 y 200 elementos provenientes de Nueva York. "Sabemos que es algo temporal, no vamos a estar aquí siempre. El plan es que para el primer año, en julio del 2007, se alcancen los 6 mil que ordenó el presidente Bush", señaló. La cifra de 2,400 no se ha alcanzado debido a condiciones de planeación, pero aclaró que los gobernadores de otros 41 estados ya firmaron el acuerdo para el envío de sus efectivos. El grupo se reducirá a 3 mil, y posteriormente las tropas se irán retirando a medida que aumente el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, que actualmente se encuentran en capacitación en Nuevo México. De acuerdo al mayor Paul Aguirre, el envío de los miembros de la Guardia Nacional a la frontera es un buen comienzo para evitar la muerte de miles de personas que intentan llegar a este país de manera ilegal. "Hay mucha gente muriendo en el desierto todos los días y se tiene que hacer algo al respecto", advirtió. Hasta la fecha, se ha registrado la muerte de 110 indocumentados en el denominado sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, que abarca el 90 por ciento de la frontera de Arizona con Sonora.

Descarga la aplicación

en google play en google play