Escúchenos en línea

Dicen en un condado de Oregon que los inmigrantes manejan borrachos

LaVoz.com. Desde Oregon City, Oregon. | 24 de Septiembre de 2007 a las 00:00
La policía del condado de Clackamas reforzó sustancialmente su labor de detección de inmigrantes que conducen en estado de ebriedad tras la muerte de un joven de 15 años, con lo que aumentaron drásticamente los reportes de estos conductores a las autoridades de inmigración. La campaña empezó después de que el periódico The Oregonian informó que las autoridades evitaron deportar al inmigrante indocumentado Alejandro Rivera Gamboa, luego de hallarlo culpable el año pasado de manejar intoxicado. El y su primo, también un inmigrante sin residencia legal, fueron acusados de asesinar en julio al joven Dani Countryman en un apartamento al sureste de Portland. La policía del condado ha reportado a más extranjeros que conducían en estado de ebriedad en el último mes que en los 18 meses anteriores juntos. El cambio de política en el condado de Clackamas refleja la molestia de los residentes por la muerte de Countryman y un aumento de parte de las autoridades federales de revisar las cárceles de Oregón en busca de quienes violen las leyes de inmigración. "Una vez que el problema salió a la luz, quisimos asegurarnos de que no estábamos siendo laxos en algo, afirmó Mark Rasmussen, jefe de libertad provisional del condado de Clackamas. El departamento de Rasmussen revisó los antecedentes de unos 700 motoristas detenidos el mes pasado. La búsqueda resultó en la detección de 62 personas nacidas en el extranjero que no tenían papeles de ciudadanía estadounidense, por lo que sus nombres fueron enviados a la Agencia de Inmigración y Aduanas para su revisión. Durante los 18 meses anteriores, la oficina de Rasmussen sólo refirió 47 casos similares a la agencia federal. Muchos de los conductores reportados residían legalmente en el país, pero las autoridades federales encontraron que por lo menos 10 estaban sujetos a deportación, aseguró Rasmussen. La Asociación Estatal de Alguaciles dijo que las cárceles de Oregón están haciendo más referencias de conductores a las autoridades de inmigración para su revisión. "Las cárceles no deben ser un santuario para las personas que entran ilegalmente en el país y que cometen delitos", declaró Dave Burright, director ejecutivo de la asociación de alguaciles. La ley de Oregón le prohibe a las dependencias locales encargadas de la aplicación de la ley que busquen activamente a inmigrantes indocumentados. La ley, sin embargo, no evita que la policía o los fiscales reporten a aquellas personas después de ser arrestadas por alguna infracción o delito.

Descarga la aplicación

en google play en google play