Escúchenos en línea

Juez dice que los condados deben tener facultad para deportar ilegales

LaVoz.com. Desde Harrisburg, Pennsylvania. | 24 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Las autoridades locales necesitan más poder para enfrentar la inmigración ilegal y los jueces de los condados deben tener la facultad de deportar a los indocumentados, consideró el lunes un juez estatal de apelaciones. El juez del tribunal superior Correale F. Stevens habló en una conferencia de prensa durante la cual, algunos representantes estatales republicanos acusaron a los legisladores demócratas de bloquear varias propuestas relacionadas con la inmigración. Las declaraciones del juez provocaron críticas de los demócratas. Algunos preguntaron si es apropiado que un juez en funciones emita comentarios sobre el asunto. Stevens, de 60 años, es republicano, funge como juez en el condado de Lucerne, y enfrentará en noviembre una votación que decide si se mantiene en el puesto. Dijo que no apoyaba ninguna legislación en particular, pero quería sugerir formas de mejorar el sistema legal de Pensilvania. "Las políticas actuales están socavando nuestro sistema de justicia", consideró Stevens. Comparó la forma en que las autoridades de New Haven, Connecticut, han comenzado a expedir tarjetas de identificación a los inmigrantes ilegales con la llamada ley Hazleton que castigaría a la gente por rentar o contratar sus servicios. La ley Hazleton fue desechada a mediados de este año por un juez federal, aunque el ayuntamiento ha presentado una apelación. "La ciudad de Hazleton trata de hacer que se cumpla la ley, y fue llevada al tribunal", dijo Stevens en una conferencia de prensa realizada para divulgar "Invasion Pennsylvania", un estudio de los actos delictivos que involucran a inmigrantes indocumentados. En el 2002, una decisión de la Corte Suprema del país relajó los criterios sobre lo que pueden decir los jueces en público, pero esta sería la primera vez que un juez de apelaciones en funciones se presenta en un acto político partidario en la sede del legislativo. Abe Amoros, portavoz del Partido Demócrata en Pennsylvania, se mostró sorprendido por las declaraciones de Stevens. "Uno no puede distanciarse del asunto, y esto fue un acto político, eso fue", dijo Amoros. Las reglas sobre la conducta de los jueces en Pennsylvania prohíben que los candidatos a cargos judiciales digan algo que en apariencia los comprometa con ciertas posturas sobre casos, controversias y asuntos que podrían presentarse a juicio ante ellos.

Descarga la aplicación

en google play en google play