Escúchenos en línea

Redadas contra indocumentados dañan a agricultores de Nueva York

LaVoz.com. Desde Albion, New York. | 25 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Una serie de redadas contra inmigrantes indocumentados tienen preocupados a varios agricultores del estado de Nueva York, por sus problemas para cosechar sus hortalizas y frutas. Los agricultores creen que la creciente escasez de jornaleros inmigrantes obedece a un drástico aumento en la aplicación de las leyes de inmigración, en momentos en que las restricciones nacionales de seguridad ya han afectado fuertemente los esfuerzos de los trabajadores extranjeros de obtener permisos de empleo temporal en Estados Unidos. "Es el peor año para la inmigración que hayamos tenido", afirmó Robin Root, cuya granja familiar perdió a 17 de los 60 trabajadores de temporada que contrata durante la temporada de mayor cosecha, de julio a septiembre. En declaraciones publicadas el lunes por el diario Daily News, de Batavia, Root dijo que las redadas efectuadas en mayo y agosto por agentes federales de inmigración detectaron varios trabajadores con papeles falsos. Los jornaleros eran mexicanos principalmente y habían sido contratados para recolectar pepino, col y calabaza. Según estadísticas del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, más de la mitad de los trabajadores agrícolas del país son inmigrantes ilegales. El año pasado, en medio de una reforzada aplicación de las leyes de inmigración, la migración estacional a los campos de California se caracterizó por una marcada escasez de trabajadores, por lo que parte de la fruta cultivada se pudrió en los campos. El oeste de Nueva York tiene una reputación de ser muy cuidadosa en la contratación de jornaleros con documentos de inmigración legal, afirmó el presidente de la asociación de agricultores del condado de Genesee, Dale Stein. Stein visitó Washington, D.C. la semana pasada con otras siete autoridades agrícolas del occidente de Nueva York para presionar por una iniciativa de ley relacionada con los trabajadores agrícolas. Dijo esperar que el Congreso apoye un plan para permitir que 1,5 millones de trabajadores temporales trabajen en las granjas estadounidenses. Stein admitió que aunque muchos jornaleros regresaron a la región este año, sus empleadores no han tenido mucha suerte en convencerlos a venir por sólo dos meses durante la estación de mayor cosecha. "Ellos no quieren venir aquí, es demasiado arriesgado", declaró. Muchos agricultores sólo quieren que llegue la temporada sin tener problemas de recolección de las cosechas. "La cosecha podría interrumpirse en cualquier momento. Es incierto. Una redada siempre es el temor subyacente", afirmó Peter Gregg, vocero de la Oficina de Agricultura de Nueva York.

Descarga la aplicación

en google play en google play