Escúchenos en línea

Inmigrantes cubanos entran y crean disturbios en Costa Rica

San José. Agencias. | 13 de Abril de 2016 a las 16:51

No había que ser un gurú de movimientos migratorios y asuntos cubanos para prevenir lo inevitable. Esta mañana, cientos de cubanos traspasaron la frontera de Costa Rica desde Panamá para exigir que se les permitiera continuar su travesía hacia Estados Unidos.

El gobierno de Luis Guillermo Solís se vio obligado a convocar una reunión de emergencia de su gabinete, y poco después dio a conocer una declaración fijando claramente su postura: Costa Rica rechaza la violencia y devolverá a territorio panameño a todos los cubanos que ingresen de manera irregular en su territorio.

También Costa Rica fustigó a Estados Unidos por mantener la Ley de Ajuste Cubano (CAA) y dijo que enviará una carta al presidente Barack Obama para manifestarle su inconformidad por estimular el flujo de inmigrantes de la isla.

El preocupante espectáculo de más de 800 cubanos entrando por la fuerza desde Puerto Canoas hacia territorio costarricense terminó con un incidente violento, cuando un auto trató de abrirse paso y provocó lesiones a tres de los manifestantes, entre ellos una mujer embarazada.

Los manifestantes arremetieron contra el vehículo, rompiéndole los cristales y golpeando la carrocería.

“!Queremos seguir, queremos seguir!”, coreaban los cubanos en medio de su desespero.

Se trata de cubanos que están retenidos en tierra panameña en condiciones precarias, destinados a albergues con las condiciones mínimas para sobrevivir, por lo que una estancia de meses, como son sus casos, no puede prolongarse por mucho tiempo. Ni tampoco la economía panameña puede seguir con esta carga pesada.

Cordón policial en la frontera

La Policía costarricense llegó al lugar para acordonar la frontera y obligó a los cubanos a retornar a los albergues en Panamá.

Los cubanos pretendían llegar hasta las oficinas de Aduanas de Costa Rica para pedir que les permitan seguir su marcha hacia Estados Unidos.

Los cubanos varados en Panamá suman ya unos 3,200, y la cuenta sigue creciendo en medio de la creciente estampida desde Ecuador.

Este desenlace era previsible después del estancamiento de las negociaciones en la reunión regional de representantes de Costa Rica, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, México, Colombia, Ecuador y Estados Unidos, así como de la Organización Mundial de Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).


Descarga la aplicación

en google play en google play