Escúchenos en línea

En Irving, latinos se rebelan

Agencia EFE. Desde Irving, Texas. | 27 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Las movilizaciones para condenar el alto número de deportaciones realizado por la policía en la ciudad tejana de Irving proseguirán tras el éxito de la convocada el miércoles frente al ayuntamiento. Más de dos mil personas participaron en la protesta organizada por un grupo de activistas de Irving a raíz de la implementación desde hace un año del programa Criminal Allien Program (CAP), que autoriza a la policía a identificar a los extranjeros que han cometido delitos y remitirlos al Servicio de Inmigración. También, permite la identificación a los que se encuentran bajo custodia local, estatal y federal para asegurarse que completen su condena y su posible deportación. Desde hace doce meses, la policía de Irving ha intervenido en 1.600 deportaciones, aunque los grupos activistas aseguran que se tratan de mas de 2.400 y que el 90 por ciento se originó a través de una infracción de tránsito. En la protesta del miércoles los ánimos por parte de los que están a favor y en contra de las deportaciones subieron de tono, por lo que la policía detuvo a tres personas y otras tres resultaron heridas. Aparte de la presencia de varios activistas comunitarios, también se sumaron a esta manifestación varios políticos y líderes religiosos. El representante estatal Roberto Alonzo (Dallas-104) criticó a las autoridades de Irving por infundir temor entre la población latina ante los arrestos masivos y el alto número de deportaciones. "El coste social no se compara con el económico que estas acciones causan a la ciudad de Irving. Los negocios latinos han anunciado pérdidas económicas de entre un 30 y 50 por ciento desde que en junio del año pasado entró en vigor esa ordenanza", indicó Alonzo. Agregó que miles de familias han iniciado un éxodo masivo a otros suburbios por miedo a ser a ser detenidas y luego expatriadas, causando pérdidas también al sector inmobiliario. "Ahora puede verse por todas partes de Irving que se rentan departamentos o casas, incluso ofreciendo el primer mes de renta gratis, pero la gente latina se está yendo por culpa de la policía, que en vez de cuidar a la ciudadanía se ha convertido en su principal enemigo", subrayó Alonzo. Héctor Flores, líder nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, en inglés), incitó a los presentes a hacer valer sus derechos humanos y a luchar para que se sancionen a las autoridades que le hacen daño a la población latina. "Al igual que en Farmers Branch (Texas) y en otras ciudades donde se pisotean los derechos de los latinos, debemos unirnos para contrarrestar estas medidas que más parecen un capricho de algunos que un bien para la comunidad en general", dijo Flores. Agustín Reyes, pastor de una iglesia cristiana y propietario de una estación de radio, también asistió con varios cientos de feligreses. Según él, "hace falta compasión de las autoridades hacia los más necesitados y los más pisoteados cuando lo que deberían hacer es educar a sus pobladores y darles un buen ejemplo". Por su parte, el alcalde de Irving, Herbert Gears, se defendió de las fuertes críticas que ha recibido en las últimas semanas por facilitar a los efectivos policiales que realicen actividades que son comúnmente prácticas de los agentes de inmigración. "El programa CAP fue aprobado por el Cabildo en pleno. Hay unos en contra y otros a favor. Lamentablemente más concejales están a favor de que se implemente y hay que respetar esa decisión", dijo Gears. El alcalde añadió que ha nombrado un comité que se encargará de averiguar si en las detenciones y en el proceso de detención hubo anomalías o violaciones a los derechos humanos. Gears dijo además que antes que iniciara el programa CAP, la policía arrestaba alrededor de cuatro personas al mes y que se encontraban en el país de manera ilegal y además tenían antecedentes penales. Durante el primer mes de CAP, se identificaron a aproximadamente 50 inmigrantes ilegales, luego subió a 130 para abril de este año y solamente en junio del 2007, se arrestaron a más de 300 indocumentados. De los 205.000 habitantes de Irving, la tercera parte es de origen latino.

Descarga la aplicación

en google play en google play