Escúchenos en línea

Crisis humanitaria mantiene en vilo a Gobierno tico

San José. Agencias. | 26 de Abril de 2016 a las 11:32

El Gobierno de Costa Rica se queja de tener que cargar con un problema originado fuera de su territorio y por el cual ha recibido poca solidaridad de la región.

Actualmente, hay en el país centroamericano más de 600 africanos que llegaron hace tres semanas a la frontera sur de Paso Canoas, en el límite entre Costa Rica y Panamá, procedentes de este último país.

Los migrantes llegaron hasta territorio americano por diversos medios, incluidos barcos, huyendo de conflictos políticos que sacuden a sus respectivos países. En general, arriban a distintos puntos del continente, incluido Brasil, pasan a Panamá y de ahí a Costa Rica, con la esperanza de alcanzar su destino final, Estados Unidos.

Estos migrantes están agravando la crisis causada por la masiva presencia en Panamá de más de 3.000 cubanos que han abandonado legalmente la isla en los últimos meses para llegar al "paraíso americano".

Los caribeños ejercen también una fuerte presión en la zona fronteriza de Paso Canoas, a pesar de que Costa Rica suspendió el otorgamiento de visas de ingreso a partir del 19 de diciembre luego de encarar una emergencia al tener que atender a unos 8.000 cubanos que quedaron varados casi tres meses en su territorio.

A diferencia de los cubanos, que obtienen beneficios migratorios por parte de Estados Unidos al abrigo de la Ley de Ajuste Cubano de 1966, los africanos no tienen ese beneficio. Además, según las autoridades migratorias locales, llegan sin documentos.

Las autoridades migratorias de Costa Rica afirman que en estos éxodos se han colado también haitianos y personas de otros países de la región.

"Es un problema que se nos hereda, porque no lo hemos creado", dijo recientemente el canciller Manuel González, al lamentar que una reunión que se celebró en San José hace dos semanas para abordar el problema no logró resultados concretos.

El Gobierno de Luis Guillermo Solís ha reclamado en las últimas semanas a Estados Unidos por mantener la ley de Ajuste Cubano, lo que estimula la migración desde la isla.

En esta nueva emergencia, el Gobierno de Costa Rica instaló en Buenos Aires, una comunidad ubicada a 150 kilómetros al noreste de la frontera de Paso Canoas, un centro de detención y "atención" para los emigrantes africanos que están en la zona fronteriza.

Sin embargo, la mayoría de estas personas se ha rehusado a ser traslada por temor a ser deportados.

La semana pasada el Gobierno de Solís dijo que acudirá a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) para plantear el problema migratorio que está enfrentando.

En el caso de los cubanos, su éxodo involucra a todo el corredor mesoamericano, más Ecuador, primer punto de escala al salir de la isla, de donde parten, apoyados por traficantes de personas, conocidos como "coyotes", para luego seguir viaje por tierra a través de Colombia, Panamá y Costa Rica, en procura de saltar desde allí hasta México, vía Centroamérica.

Ecuador endureció algunos requisitos de visa a partir del 1 de diciembre a los ciudadanos cubanos. No obstante, cientos de ellos ya estaban en ese país tras ser superada la primera crisis migratoria que estalló en noviembre.

Costa Rica lamenta además la presencia y el negocio de los "coyotes" a costa de los migrantes.

El deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y la existencia de la ley de Ajuste Cubano han estimulado la salida de ciudadanos de Cuba ante el temor de que se pierdan los beneficios migratorios actuales.


Descarga la aplicación

en google play en google play