Escúchenos en línea

Vigilancia fronteriza duplica población mexicana en EE.UU.

Ciudad de México. Agencia Notimex | 26 de Abril de 2016 a las 15:00

El incremento en la vigilancia fronteriza durante las últimas tres décadas ha fracasado como una estrategia para controlar la migración indocumentada entre México y Estados Unidos, según un nuevo estudio publicado por una revista especializada.

Estados Unidos gastó 35 mil millones de dólares en la vigilancia fronteriza entre 1986 y 2010, según el estudio, periodo en el que la tasa neta de crecimiento de la población indocumentada se duplicó —particularmente la mexicana—, indicó el académico Douglas Massey, uno de los autores del estudio.

 “En vez de detener el ingreso de mexicanos indocumentados a Estados Unidos, el aumento en la vigilancia les ha impedido regresar a sus hogares”, sostuvo el profesor de Relaciones Públicas y Sociología en la Universidad de Princeton, en un comunicado con los resultados del análisis.

Y “regresar” era una práctica común que, año tras año, realizaban decenas de miles de inmigrantes mexicanos temporales, que laboraban en EE.UU. de marzo a octubre, y retornaban a su país de noviembre a febrero, en la época invernal de EE.UU. —volviendo en la primavera entrante.

El estudio, denominado “Por qué la vigilancia fronteriza rebotó negativamente”, fue publicado en la edición de marzo pasado de la revista especializada American Journal of Sociology.

Era un flujo circular

La investigación mostró que la militarización de la frontera transformó la migración mexicana indocumentada a Estados Unidos.

Destacó que la emigración mexicana pasó de ser un flujo circular de trabajadores predominantemente masculinos que viajaba a unas cuantas entidades de Estados Unidos, al de una población sedentaria de alrededor de 11 millones de personas distribuidas en todo el país.

Mientras que los defensores de una mayor seguridad en la frontera argumentaron que estas medidas frenarían la migración indocumentada, Massey destacó que los datos recabados por los investigadores en comunidades de todo México desde 1987, apuntan a un efecto contrario.

Ante el riesgo de volver, es mejor quedarse

“Una mayor vigilancia eleva los costos de los cruces de la frontera sin documentos, lo que ha obligado a los inmigrantes indocumentados a permanecer más tiempo en Estados Unidos para hacer un viaje rentable”, explicó.

“Una mayor vigilancia también aumenta el riesgo de muerte y de lesiones durante los cruces fronterizos y conforme los costos y los riesgos aumentan, los migrantes naturalmente disminuyen los cruces, pero no permaneciendo en México sino quedándose en Estados Unidos”, añadió.

Los autores del estudio indicaron que este es un buen momento para pasar de una política de represión de la inmigración a una de administración de la inmigración.

“La mayor necesidad ahora es un camino hacia la legalización de los 11 millones de residentes indocumentados que ya están aquí, que en su mayoría han estado aquí durante 15 años o más y que cada vez más tienen hijos ciudadanos de Estados Unidos”, opinó Massey.

Consideró que si a estos indocumentados se les concede el estatus legal permanente, muchos de ellos regresarían a México porque tendrían la certeza de que podrían volver a entrar a Estados Unidos cuando lo deseen.


Descarga la aplicación

en google play en google play