Escúchenos en línea

Centroamérica vive crisis migratoria

Ciudad de México. Agencias. | 27 de Abril de 2016 a las 14:23

El término migración, se puede referir al movimiento de personas a distintos países. Se considera emigración cuando el movimiento se da desde el país de donde somos oriundos, hacia otro país. Cuando el movimiento es de personas que llegan al país desde el extranjero, lo conocemos cómo inmigración. Estos movimientos poblacionales también se dan dentro del mismo país. Un ejemplo de ésto es cuando las personas de un país se mudan desde las zonas rurales hacia las zonas urbanas.

Estos movimientos poblacionales son causados por distintas razones como las guerras, la violencia, las causas políticas y las económicas. Durante los años que van del Siglo XXI, la emigración a distintos países de forma legal o ilegal ha aumentado. Este fenómeno demográfico está ocurriendo de forma masiva en Europa y América. A los países europeos llegan ilegalmente muchas personas procedentes de África, Oriente Medio, del Sur de Asia y las Balcanes Occidentales. Muchas de estas personas son víctimas de tráfico humano, con todas las consecuencias negativas que esto supone.

En América, debido a las condiciones políticas y económicas de Estados Unidos, este país resulta un polo de atracción para los migrantes a nivel mundial. El caso de la inmigración de personas indocumentadas ha aumentado notablemente en este país durante las últimas décadas. También Estados Unidos fomenta la inmigración de ciudadanos cubanos mediante varias leyes, especialmente por la Ley de Ajuste Cubano y la de pies mojado, pies seco. Esta legislación le otorga un sitial primario a los residentes de Cuba. Los cubanos reciben los beneficios de residencia en sólo un año y se les otorga permisos de trabajo.

A partir del mes de noviembre de 2015 miles de cubanos, temiendo que con la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, se suspendieran los beneficios a los cubanos, salieron legalmente hacia el Ecuador. Este país suramericano no le requería visa de entrada. Desde allí estos emigrantes iniciaron un largo viaje hacia Estados Unidos, cruzando Colombia, los países centroamericanos y México. Desde este último país, cruzan la frontera hacia Estados Unidos. Los miles de emigrantes cubanos han causado graves problemas en los países por donde cruzan. Estas naciones le prestan servicios básicos durante su estadía. Entre estos servicios se encuentran los alimenticios, los sanitarios y de salud, los de albergue y de seguridad. Es esencial el que estos países los traten con dignidad, respetando sus derechos humanos.

No han sido poco los incidentes de violencia causados por estos emigrantes, lo que en realidad ha causado problemas de seguridad. Se han encontrado muchos de ellos cometiendo crímenes y algunas mujeres dedicas a la prostitución. Los problemas migratorios en Centroamérica comenzaron cuando Nicaragua, en defensa de su soberanía, les cerró su frontera. Al ocurrir esto, los cubanos comenzaron a aglomerarse en Costa Rica. Fue tanta la presencia de estos emigrantes que el gobierno tico tuvo que cerrar la frontera con Panamá para evitar la entrada de miles de cubanos. El gobierno de Costa Rica argumentó que no tenía más dinero para sostener a estos migrantes. Como resultado de esta acción, los emigrantes comenzaron a aglomerarse en Paso Canoa, el cruce de frontera de Panamá con Costa Rica. Buscando una posible solución al problema, los gobernantes de la región se reunieron. La solución propuesta fue experimentar con un reducido grupo de estos emigrantes, llevándolos a El Salvador; donde continuarían su viaje hacia Guatemala y desde este país volaban hasta cerca de la frontera de México con Estados Unidos.

Estos emigrantes han sido víctima de trata humana. Han tenido que someterse a la voluntad de los “coyotes,” recibiendo trato indigno por parte de ellos y han tenido que pagar fuertes sumas de dinero. No cabe duda alguna que este movimiento de personas ha causado una grave crisis en Centroamérica. Muchos la llaman “crisis humanitaria.” Hasta el papa Francisco ha hecho un llamado para que se ayude a estos emigrantes. Esta grave situación lleva ocurriendo desde más de 6 meses, sin encontrar una solución real. La misma se ha agravado con la llegada a Centroamérica de otros emigrantes extracontinentales procedentes de Asia y África. Los emigrantes asiáticos se concentran en Colombia, Brasil y Ecuador, pero otros se dirigen hacía el Norte, a través de Centroamérica. Algunos chinos se quedan en Panamá, integrándose a la enorme comunidad china que existe en este país.

En mi opinión, los países centroamericanos tienen que revisar sus leyes migratorias para evitar que esta situación se repita.


Descarga la aplicación

en google play en google play