Escúchenos en línea

Migrantes y menores son convertidos en mulas del narcotráfico

Ciudad de México. Agencias. | 12 de Mayo de 2016 a las 15:19

Oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en los puertos de entrada de Arizona reportaron que en el año fiscal 2015, unos 122 adolescentes fueron arrestados cuando intentaban introducir droga como contrabando, cifra que supera los números del 2014, durante el cual fueron arrestados 44 menores o adolescentes con narcóticos.

"Uno de los problemas ocurre con los teléfonos, el migrante que llega no tiene teléfono y quiere comunicarse con su familia, una persona se le acerca muy amable y le ofrece prestarle su teléfono, si hacen la llamada desde ese teléfono el número queda grabado y ellos luego hablan para decir que tienen a su familiar y que les manden dinero, los extorsionan", dijeron funcionarios.

A su vez, la Patrulla Fronteriza Sector Tucson señaló que las organizaciones criminales transnacionales están desesperadas por encontrar nuevos métodos para ingresar el contrabando ilícito y personas a Estados Unidos.

Destacaron el esfuerzo de la agencia con la "Operación DeTour" que se ha desarrollado para contrarrestar la táctica de la organización de contrabando de reclutar menores y a través de charlas enseña a los estudiantes en las escuelas secundarias los peligros de involucrarse con las organizaciones de tráfico de drogas y contrabando de inmigrantes indocumentados".

"El número de jóvenes que ha recibido la capacitación ha crecido con más de 14 mil estudiantes que recibieron las charlas en el semestre de otoño en los últimos años", señalan.

Ante la necesidad de cruzar, los inmigrantes se convierten en las mulas del narcotráfico para introducir la droga.

"Como no traíamos dinero una mafia nos habló para llegar a Estados Unidos cruzando una mochila y nos dijeron que no nos iban a cobrar nada que sólo había que llevar la mochila y que todo iba a estar bien", contó a Efe Moisés Pérez de Dios, un inmigrante mexicano que fue deportado después de haber sido abandonado por su grupo en un paraje del desierto tras sufrir un grave estado de deshidratación.

La Iniciativa Fronteriza Kino (IFK), que administra el comedor de los deportados en la frontera de los dos Nogales (México y EE.UU.), considera que además de todos los riesgos que corren los inmigrantes que deciden cruzar ilegalmente, el mayor peligro que están enfrentando son los carteles del narcotráfico.

"Como no traíamos dinero una mafia nos habló para llegar a Estados Unidos cruzando una mochila y nos dijeron que no nos iban a cobrar nada que sólo había que llevar la mochila y que todo iba a estar bien", migrante mexicano que fue abandonado en el desierto.

"La mafia controla toda la frontera, los lugares por donde van los grupos y además cobran una cuota y si no pagan la cuota no los dejan pasar", dijo a Efe Joanna Williams, directora de Educación y Defensa de la IFK en Nogales, Arizona.

Según Williams, cuando los inmigrantes llegan a Nogales, Sonora (México), fácilmente se pueden reconocer "por la mochila que traen, la ropa y la forma de comportarse".

Es así como se convierten en presa fácil de los contrabandistas que no sólo les ofrecen cruzarlos por una suma de dinero, sino que además extorsionan a las familias o los secuestran.

"Uno de los problemas ocurre con los teléfonos, el migrante que llega no tiene teléfono y quiere comunicarse con su familia, una persona se le acerca muy amable y le ofrece prestarle su teléfono, si hacen la llamada desde ese teléfono el número queda grabado y ellos luego hablan para decir que tienen a su familiar y que les manden dinero, los extorsionan", explicó la activista.

No obstante, a parte de las vivencias que tienen en su travesía por el desierto, los inmigrantes al regresar deportados se quejan, en muchas ocasiones, del trato que reciben por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

En 2014, relata el portal, solo 41% de los latinos que estaban ya naturalizados, estaban registrados para votar, y, de ese 41%, menos de la mitad realmente votó.

Al ver el panorama desde otra perspectiva, lograr que las personas voten, es una hazaña más grande que lograr que obtengan la ciudadanía. Hay muchas más personas que esperan registrarse.

El camino que esperan atravesar las organizaciones para lograr el objetivo de mover una cantidad de latinos suficientes como para afectar sustancialmente las elecciones en noviembre es bastante arduo. La meta está lejos, pero es posible. La realidad es que este año parece ser completamente inédito, y esto se ha visto en todos los aspectos. El aumento de inmigrantes que están optando por la ciudadanía es realmente grande, y, si se logra cumplir el objetivo, la movilización de los latinos a las urnas podría lograr un impacto mortal en la candidatura de Donald Trump.


Descarga la aplicación

en google play en google play