Escúchenos en línea

Recomiendan evitar el pánico ante el anuncio de las redadas de inmigración

Washington. Agencias. | 17 de Mayo de 2016 a las 16:04

Tras el anuncio de las autoridades federales de inmigración de Estados Unidos sobre el inicio de una nueva serie de redadas, entre los meses de mayo y junio, para deportar a familias centroamericanas, que tienen órdenes de salir del país tras haber perdidos sus casos en las cortes de inmigración, se está generando una ola de pánico y pavor entre las comunidades inmigrantes de todo el país.

Sin embargo, algunos defensores de los inmigrantes aconsejan que las comunidades deban evitar el pánico, ya que no se tratará de redadas masivas, estar preparado para cualquier eventualidad y moverse de ubicación si es necesario.

El objetivo de la operación, de acuerdo a las autoridades de inmigración, será deportar a las madres centroamericanas y sus hijos a quienes, tras un proceso en las cortes de inmigración, se ha ordenado salir del país.

Y debido a que el anuncio del gobierno de Barack Obama desató fuertes críticas, procedentes incluso del propio Partido Demócrata al que pertenece el presidente, portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, trató de aminorar el impacto del anuncio, diciendo que las redadas están destinadas únicamente a expulsar del país a quienes hayan cruzado la frontera después del 1 de enero de 2014 y pretende tener un efecto disuasorio.

Centroamericanos los objetivos

“Nadie será expulsado si tiene una solicitud de asilo o apelación pendiente o en curso, o algún otro tipo de pedido de índole humanitario”, dijo Earnest en una conferencia de prensa. “Si esto sirve para desalentar a la gente a la hora de evaluar si hace el viaje (hacia Estados Unidos, para ingresar ilegalmente), eso será algo bueno”, sostuvo, en referencia a que los inmigrantes que serán el objetivo de las redadas provienes de Centroamérica.

Y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) admitió estar realizando redadas para detener y deportar a adultos.

Como se sabe, desde finales del 2013 emergió una ola de inmigrantes centroamericanos, mayormente menores no acompañados y madres con hijos pequeños, procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala. A la fecha, se calcula que alrededor de 180,000 personas procedentes de estos países ingresaron en los años 2014 y 2015, de acuerdo a las cifras oficiales del U.S. Customs and Border Protection (CBP). Y que pasaría largamente los 200,000 si se cuenta a los del presente año.

La 2da operación en el 2016

La cifra antes mencionada supera largamente al número de inmigrantes indocumentados de los mismos países que ingresaron entre el 2010 y el 2014, que fueron alrededor de 130,000 menores detenidos en la frontera, de los cuales más de 40,000 fueron deportados.

La operación anunciada la semana pasada sería la segunda realizada por el gobierno de Obama contras los inmigrantes centroamericanos este año, luego de la primera que se hizo en enero en los estados de Georgia, Texas y Carolina del Norte, arrestando a menores refugiados que no se presentaron a las cortes de inmigración y recibieron con órdenes de deportación.

Las redadas de enero, donde  fueron detenidas 121 personas, fueron criticadas fuertemente por defensores de los inmigrantes y algunos legisladores demócratas. Pero ahora, con los anuncios de las nuevas redadas, las críticas son mayores.

Es una crisis de refugiados

Como se indicó antes, las críticas contra el gobierno no se hicieron esperar, en particular porque los objetivos de estas redadas serán familias y menores que serán obligados a regresar a sus países de donde ellos, irónicamente, hay escapado de la violencia criminal.

“Hay una crisis de refugiados en Centroamérica y para lidiar con ella es necesario catalogarla precisamente como una crisis de refugiados. Los niños centroamericanos y familias jóvenes están huyendo de una violencia terrible. El Salvador, Honduras y Guatemala están entre los países más sangrientos del mundo”, dijo al respecto Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“Sin embargo, es increíble que el gobierno de Estados Unidos está utilizando la disuasión, la detención y la deportación como sus principales herramientas”, para crear pánico entre esta gente que, precisamente, “huye del terror”, agregó Sharry.

Una ley de ayuda

Por su parte, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, al criticar el anuncio, espera que el gobierno de Obama reconsidere estas redadas.

“Estos niños y sus familias están huyendo de la extrema violencia en Centroamérica y merecen una oportunidad de buscar alivio.  Por eso presenté el proyecto de ley ‘Justicia para los niños en las cortes’, el cual requiere que estas familias vulnerables reciban representación legal”, dijo Reid en un comunicado de prensa.

“En lugar de separar a hijos de sus padres, la Administración debería seguir abordando la violencia e instabilidad en la región que está forzando la salida de estas familias”, agregó el senador.

No hay que caer ante el pánico, hay que prepararse

Los defensores de los inmigrantes creen que el Departamento de Seguridad Nacional llevará a cabo las redadas en forma limitada, pero con un gran despliegue en los medios de comunicación para recibir la máxima publicidad posible.

“La estrategia, al parecer, es sembrar el pánico para disuadir a las madres centroamericanas, juntos con sus hijos, continúen migrando” ilegalmente hacia Estados Unidos, de acuerdo a Patrick Young, Director Ejecutivo de Carecen, con sede en Hempstead, Nueva York.

“Mi consejo a los inmigrantes es no caer ante este plan cínico. Muy pocas personas serán el objetivo de estas redadas… que no se pueden generalizar. No habrá redadas en restaurantes o fábricas, o en las tiendas 7-11”, escribió Young en un artículo publicado en Long Island Wins.

“ICE no puede llevar a cabo redadas en iglesias o escuelas. Las pocas redadas que ocurran serán, en su mayoría, en las casas de las familias a quienes ya se les ordenó su expulsión, por lo que quedarse en casa para evitar el arresto es una mala estrategia”, agregó.

En este sentido, activistas de Alerta Migratoria de Carolina del Norte recomiendan a la gente que se sienta amenazada “mudarse de domicilio”, porque Inmigración “rompe sus propias reglas y nunca se sabe lo que puede pasar”.

Llame a Obama

De otro lado, Young dijo que es necesario que la comunidad inmigrante tome acción y “llame al Presidente Obama para decirle que abandone este plan de utilizar a niños inocentes para crear un estado de pánico”.

Llame al (202) 456-1111 y dígale al presidente Obama que detenga las redadas contra las madres y los niños refugiados de América Central, recomendó Young.

¿Qué hacer si llega la “migra”?

Sí la “migra” toca su puerta, esto es lo que debe saber:

1. Tiene el derecho de no abrir la puerta y pedir una orden de arresto.

2. Tiene el derecho de permanecer callado/a.

3. No firme ningún documento.

4. Prepare un plan de emergencia con instrucciones básicas en caso de una redada.

5. No importa a donde llegue ICE, ejerce tus derechos y recuerda que puedes pelear un caso de deportación.

Para obtener más información de ayuda, puede llamar a Carecen, al (516) 489-8330.


Descarga la aplicación

en google play en google play