Escúchenos en línea

De lavaplatos a chef, historia de un salvadoreño en EEUU

Washington. ElSalvador.com | 2 de Junio de 2016 a las 16:54
De lavaplatos a chef, historia de un salvadoreño en EEUU

Benjamín Velásquez se acomoda el tradicional gorro de Chef, en una sala de conferencias de la Escuela Carlos Rosario, donde él lleva ya 30 años sirviendo a la comunidad inmigrante de Washington DC, como educador y líder de esta escuela para adultos. Luego recuerda su niñez en El Carmen, donde nació, “un pueblo muy pequeño del departamento de La Unión”, en El Salvador.

A los 15 años empezó a trabajar en los juzgados con el gobierno de El Salvador, cuatro años después inició la guerra civil y sus padres le advirtieron que debía irse. Tenía 20 años cuando en 1982 emigró sin papeles a Estados Unidos.

Llegó primero a Houston, Texas, donde estuvo dos semanas, y luego viajó a Washington DC, donde un amigo que trabajaba en un restaurante de comida mexicana le dio trabajo como lavaplatos por no hablar inglés, ni saber nada de cocina.

Empezó a trabajar ganando $ 2.15 dólares la hora, el salario mínimo en ese entonces. Poco a poco fue ascendiendo, primero a preparador de alimentos y luego, de manera fortuita, a la línea de cocina cuando un cocinero sufrió un accidente. A pesar de ser un cambio radical, Velásquez siempre creyó en un proyecto divino, el que lo hizo valorar ese trabajo.

Se quedó trabajando como chef y después de que la corporación fue vendida a la Marriott Corporation, le dieron oportunidad de abrir una cocina en Rockville, Maryland, en la 12221 de Rockville Pike. Se dedicó a entrenar cocineros y abrir restaurantes; pero se frustró al ver que los cocineros que él había formado supervisaban luego su trabajo porque ellos sí dominaban el idioma.

Posteriormente, decide estudiar cocina profesional en la Escuela de Artes Culinarias de Washington, donde aprendió profesionalmente lo que es el mundo de la gastronomía. Falleció el Chef de Artes Culinarias de la Escuela Carlos Rosario, y la señora Emilia Rivera, fundadora de ese centro, buscó un reemplazante. “Tuve la suerte de que me contrataran, aparte de otros cinco graduados que mandó la escuela de Washington”, refiere Velásquez.

Al cabo de 34 años de experiencia, Benjamín Velásquez se enorgullece, entre otras cosas, de haber tenido la oportunidad de trabajar en equipos que diseñaron los menús para los últimos seis presidentes de los Estados Unidos.

“Lo hice para el presidente Ronald Reagan, cuando trabajaba en el Washington Hilton y yo era parte del equipo culinario que diseñaba los menús que le íbamos a dar. Estuve para la inauguración del presidente George Bush padre, en las dos inauguraciones del presidente Bill Clinton y en la del presidente George Bush hijo. También trabajé con mi negocio, porque tengo un catering además de todo lo que hago, en la primera inauguración del presidente Barack Obama”.

Además, entre otros gratos recuerdos está el de haber cocinado en tres ocasiones distintas para quien es el actual Rey Felipe VI de España.

“Entonces, he cocinado para reyes y para jefes de Estado, pero sobre todo sigo trabajando para la comunidad”, señala el Chef Velásquez, quien no se cansa de elogiar a Sonia Gutiérrez, la fundadora de la escuela Carlos Rosario.

El Chef que es el actual director de Servicios Alimenticios de la Escuela Carlos Rosario, recibió el Premio Visionario de la Educación, concedida por primera vez este año por la Asociación de Restaurantes del Área Metropolitana de Washington (RAMW, por sus siglas en inglés), a través de su Fundación de Educación. El premio se lo dedicó a los miles de inmigrantes que trabajan en todas las cocinas de Estados Unidos.

Con información de Washington Hispanic.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play