Escúchenos en línea

El calvario de mujeres migrantes que aspiran llegar a EUA

Tijuana, México. Por Antonio Avilés/Noticieros Televisa | 4 de Junio de 2016 a las 14:45

Tuvo que pasar más de un año, para que Majorié Oscar, mujer originaria de Haití, volviera a sonreír.

Es parte del grupo de más de 150 migrantes de raza negra que busca asilo político en los Estados Unidos.

En el grupo hay ciudadanos de Guinea, Angola, Congo y Haití.

Majorié Oscar dejó Haití y con otros paisanos logró llegar en una balsa a Guyana. Sin recursos y trabajando de lo que fuera, pasó a otros países, siempre con la mira de llegar a la frontera de México con los Estados Unidos.

Cruzó Venezuela, Colombia y Costa Rica. Luego empezaron las dificultades mayores.

"No puedes agarrar ni avión, ni barco. Me pasé por las montañas, por ríos. Tuve que agarrar agua río, bañar río, es difícil multo duele es difícil sufrí mucho para entrar a Nicaragua en Nicaragua no dejan pasar", dijo Majorie Oscar.

Majorie se encuentra en una casa de migrantes de Tijuana, Baja California, en espera de poder entregar la solicitud de asilo. Regresar a su país, dijo, sería una condena de muerte por los problemas de inseguridad.

La intención de Majorié es reunirse con familiares que ya están en Estados Unidos.

Ayer viernes, fue un día decisivo para la mujer haitiana, porque a través de un acuerdo entre el Instituto Nacional de Migración (INM) y autoridades americanas, Majorié fue canalizada con personal de migración para analizar su posible estancia en Estados Unidos y poder reunirse con su familia.

La mayoría de los inmigrantes ha tardado desde seis meses hasta un año en llegar a la frontera norte de México. Lo lograron a través de donativos que les entregaban en cada uno de los países y ciudades por donde pasaron en su viaje a los Estados Unidos.

En contraste, mujeres mexicanas deberán esperar aún más. La prioridad de atención son personas originarias de África y Haití.

Como Griselda, quien en otro punto del albergue, abraza a uno de sus cinco hijos, a unos metros de la entrada de la garita peatonal de San Ysidro.

"Pues hay mucha gente que tiene desde el lunes esperando aquí y aquí nos vamos a esperar... mucha gente aquí se queda o se va a un refugio o algo", aseguró.

Griselda es de Michoacán, tiene problemas de violencia familiar, la obligaron a tomar la decisión de emprender un largo viaje para solicitar apoyo.


Descarga la aplicación

en google play en google play