Escúchenos en línea

Departamento de Justicia de EUA rechaza orden de entregar información de «Dreamers»

Washington. Agencias. | 7 de Junio de 2016 a las 15:39

El Departamento de Justicia de EE.UU. (DOJ) rechazó la demanda del juez federal Andrew Hanen, que solicitó la entrega de los registros de 50,000 beneficiarios del DACA, como parte de la demanda que actualmente está pendiente en la Corte Suprema, en el caso de Estados Unidos vs. Texas.

El DOJ dice que la orden del juez, que la mayoría de los observadores consideran indignante, tendrá un costo de millones de dólares al gobierno federal. Peor aún, quedaría en peligro la confianza que ponen los inmigrantes en el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS), para salvaguardar su información personal.

El DOJ indicó en su escrito que “requerir al DHS (Departamento de Seguridad Nacional) la produción de ‘todas los identificaciones personales’ y ‘toda la información de contacto disponible’, de aproximadamente 50,000 personas, para el 10 de junio del 2016, podría socavar la confianza pública en el compromiso del DHS para proteger la información confidencial, contenida en los archivos de inmigración”.

Y aunque la información que el juez pide estaría bajo un sello legal, lo cual significa que no puede ser hecha pública, sin embargo, el DOJ dice que el traspaso de la información daría lugar a un temor generalizado en las comunidades inmigrantes.

“La producción de una información personal tan sensitiva, a una escala masiva, es muy probable que socave la confianza de los individuos en la capacidad del DHS, para mantener la confidencialidad de la información personal proporcionada al Departamento”, según el DOJ.

Toda la información disponible

Aunque la orden del juez Hanen es vaga en cuanto a que información debe entregar exactamente, la administración de Obama está interpretando el requisito como una orden que comprende “toda la información de contacto disponible en el citado plazo, es decir, toda la información de contacto disponible en la principal base de datos electrónica del DHS, que incluye números, nombres, direcciones y fechas de la Acción Diferida”.

Un efecto negativo

El DOJ advierte que la orden tendrá un efecto negativo en los futuros inmigrantes que hagan sus trámites ante el DHS. De acuerdo con el escrito, “la divulgación de información personal confidencial, requerida a los Estados Unidos para producir y entregar esa información a la Corte y potencialmente a los Estados, podrían disuadir a los extranjeros a proporcionar al gobierno la información personal que es fundamental para la administración y la aplicación de las leyes de inmigración, en un gran número de circunstancias”. Esto sería un perjuicio para la aplicación efectiva de las diferentes leyes de inmigración.

Una orden “precipitada y excesiva”

Orin Kerr, profesor en la Escuela de Derecho George Washington, describe la demanda del juez Hanen como una “orden extraña”, según el Washington Post. Stephen Gillers, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York, le dijo al New York Times que la orden de Hanen era “precipitada y excesiva”. Ambas afirmaciones son ciertas.

Pero la orden del juez Hanen tiene fuertes elementos políticos. Los gobernadores conservadores y antiinmigrantes llevaron este caso al sur de Texas, para tratar de que Hanen sea el juez del caso. Él es uno de los jueces ideológicamente más conservadores en la rama Federal. Es un opositor a los inmigrantes y a la administración de Obama. Su corte se ha convertido en un campo de batalla política, en la creciente guerra contra los inmigrantes, y ha utilizado todos los medios a su alcance para mantener a los inmigrantes en las sombras.


Descarga la aplicación

en google play en google play