Escúchenos en línea

Gobierno de Bush quiere que los hispanos defiendan intereses de EEUU en sus países de origen

Agencia EFE. Desde Washington | 28 de Julio de 2006 a las 00:00
Las dos millones de pequeñas y medianas empresas hispanas en EUA pueden ser el puente necesario para hacer más fluidas las relaciones económicas entre este país y América Latina, según recalcaron este jueves funcionarios del Gobierno. El secretario de Estado adjunto para Asuntos Latinoamericanos, Thomas Shannon, y el subsecretario de Comercio, Israel Hernández, coincidieron en el enorme potencial de crecimiento de esta comunidad, en un encuentro celebrado en el Senado sobre el papel de la comunidad hispana en un mercado común en el continente americano. Shannon recordó que si se considerase a los latinos en EUA como un país aparte, facturarían 450.000 millones de dólares, "lo que les convertiría en la segunda economía de América Latina, después de Brasil". "Pero lo que les diferencia es que su productividad es mucho mayor que la de los demás países. Un cuarto de los inmigrantes está indocumentado, muchos de los cuales no ganan más que el salario mínimo, así que esto sólo puede crecer y lo va a hacer muy rápido", añadió. "Aquí encuentran los instrumentos y las oportunidades para ser más productivos, y esa misma es la política de EUA en América Latina: crear oportunidades económicas y ayudar a los gobiernos a que los individuos puedan aprovecharlas", dijo Shannon. Para el secretario de Estado adjunto, los hispanos residentes tienen que transmitir a los países latinoamericanos que EUA observa el resto del continente y se preocupa por extender y consolidar la democracia. Shannon ensalzó también la relevancia que la Cumbre de las Américas y la Carta Democrática Interamericana han adquirido para alcanzar un consenso entre los países del continente en cuanto a valores políticos, pero también respecto al libre mercado. Según el funcionario, el Gobierno del presidente George W. Bush ha doblado a lo largo de su mandato la ayuda directa a América Latina, alcanzando los 1.600 millones de dólares en un año. En una línea similar, el subsecretario de Comercio, Israel Hernández, destacó el crecimiento imparable de las empresas cuyos dueños son hispanos, que en apenas seis años han aumentado en un 31 por ciento. "Las personas quieren gobiernos que les den oportunidades para triunfar. Eso se consigue muchas veces a través de los Tratados de Libre Comercio (TLC)", indicó Hernández, quien, en cualquier caso, recordó que hay que integrar el desarrollo económico con el desarrollo humano y social. Los funcionarios señalaron que la interdependencia comercial que hay entre los países del continente restan importancia al creciente resurgimiento de populismos en la región. "Incluso en los países populistas, las relaciones comerciales son vitales para el éxito económico", dijo Shannon, interrogado acerca de los gobiernos de Venezuela y Bolivia. "El populismo es un fenómeno natural cuando las instituciones no funcionan. También ha sucedido en EUA, durante la Gran Depresión, cuando mucha gente se sintió apartada y tuvo tentaciones populistas. Pero tuvimos líderes fuertes como Franklin Roosevelt que supieron refundar las instituciones", explicó. El representante republicano por Florida Lincoln Diaz-Balart, presidente del Congressional Hispanic Leadership Institute (CHLI), que organizó el foro, propuso que EUA se fije en España como un modelo de relación con América Latina. "España fue la fuerza primaria en crear la Cumbre Iberoamericana, gracias a la brillante labor de (el entonces presidente) Felipe González, y ahora es el puente de la Unión Europea con América Latina", dijo Diaz-Balart. "Para nosotros, esa labor de puente la puede hacer la comunidad hispana en nuestro país", sentenció el legislador de origen hispano.

Descarga la aplicación

en google play en google play