Escúchenos en línea

Salvadoreño que no renovó TPS lucha para evitar su deportación

Yasmín Rincón, agencia EFE. Desde Los Ángeles. | 28 de Julio de 2006 a las 00:00
El salvadoreño Mauricio Jovel Andino es el único familiar y soporte de su madre enferma en California pero ahora está detenido y a la espera de su deportación, en un claro ejemplo de lo que puede pasar si no se renueva a tiempo el Estatus de Protección Temporal (TPS). Jovel Andino, de 45 años, es uno de los casi 250.000 salvadoreños amparados por este programa que otorga el Gobierno de EEUU a los ciudadanos de países afectados por guerras o desastres naturales y cuyo plazo para prorrogarlo por un año más vence el 1 de septiembre. En el 2005, el salvadoreño hizo, como otros años, su trámite de renovación del TPS, pero, aparentemente, fuera de plazo. Jovel Andino se encuentra detenido en el Centro de Inmigración de San Pedro a donde llegó el pasado 1 de junio, luego que funcionarios de Inmigración irrumpieron en su hogar y lo detuvieran. Ante esta situación, buscó ayuda para reabrir su caso. El Servicio de Ciudadanía e "Inmigración le mandó una carta, pero él nunca la recibió y cuando solicitó reabrir su caso habían transcurrido 41 días después del plazo otorgado", dijo a Efe Osvaldo Cabrera, director de la Coalición Latinoamericana. La agrupación, que defiende los derechos de los hispanos, presentó pruebas y documentos que justifican una solicitud que apela a razones humanitarias y en la que piden que se revoque la orden de deportación. "Nos involucramos en este caso para responder al desesperado llamado de auxilio que nos hizo la madre del detenido, María Buenaventura Jovel", comentó el líder de la coalición. La mujer, próxima a cumplir 75 años, sufre de cáncer terminal en la matriz, además de un enfisema pulmonar, según consta en el informe médico presentado a Inmigración y firmado por un especialista identificado como doctor Patel. Jovel Andino es el único soporte de su madre. Trabajaba como jornalero de construcción para pagar la renta de la casa donde viven en Tarzana, California, así como todos los gastos del hogar y el tratamiento de su progenitora, quien depende de una máquina de oxígeno y debe someterse a quimioterapia. En caso de que su hijo sea deportado María Buenaventura, quien es residente legal de los Estados Unidos, tendría que abandonar el país, pero su situación de vida estaría en riesgo si se traslada a El Salvador, como afirma el informe médico. La semana pasada Inmigración respondió la solicitud y dio al detenido derecho a corte y una fianza de 7.500 dólares. La Coalición ha hecho un llamado a la comunidad para reunir el dinero. Desde el centro de detención, Jovel Andino dijo a Efe que teme por la vida de su progenitora quien se encuentra muy enferma y deprimida. "Yo espero que las autoridades se apiaden de nosotros y me permitan la oportunidad de cuidar a mi madre y ayudarla a vivir en este país", dijo, quien agregó que siempre se ha dedicado a trabajar mucho y que no posee ningún antecedente criminal. Por su parte, el Cónsul de El Salvador en Los Angeles, Héctor Hugo Herrera, dijo que el caso de Jovel Andino los preocupa enormemente y esperan una solución satisfactoria. "Este caso es un ejemplo que demuestra la importancia de renovar a tiempo el TPS" dijo el funcionario, quien resaltó que en el consulado están ofreciendo asesoría gratuita a todos los salvadoreños para estos tramites. El Salvador fue favorecido con el TPS después de ser sacudido por dos terremotos en 2001, el 13 de enero y el 13 de febrero.

Descarga la aplicación

en google play en google play