Escúchenos en línea

Premian a «Las Patronas», mujeres que ayudan a los migrantes

Los Ángeles, California. Agencia EFE. | 26 de Agosto de 2016 a las 16:38

“Las Patronas“, un colectivo humanitario de campesinas mexicanas que entrega alimentos a indocumentados que viajan sobre un tren de carga rumbo a EEUU, señalaron que cada homenaje que reciben es un “compromiso más con los inmigrantes”.

“Es una oportunidad para demostrar que ayudar a personas necesitadas es posible, cuando hay amor y voluntad“, aseguró Norma Romero, fundadora de este grupo de asistencia humanitaria compuesto por 14 mujeres.

Romero y su sobrina Mariela Nájera recibieron en la sede del consulado mexicano en Los Ángeles, en representación de este grupo, un reconocimiento a su labor de mano de los cónsules de México, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

De estos países provienen la mayoría de inmigrantes que se suben encima de los vagones del tren conocido como “La Bestia”, un tren de mercancías utilizado por inmigrantes indocumentados para llegar a EEUU.

Sus comienzos

El grupo empezó su actividad en 1995, cuando a dos integrantes que regresaban de comprar pan y leche les pidieron desde el tren que les regalaran comida, tal como relató Romero, de 46 años.

“Decidieron tirarles las bolsas con el pan y la leche a otros inmigrantes que venían atrás. Al día siguiente, preparamos 30 almuerzos con taquitos de arroz, frijoles, huevo y fruta de temporada de nuestros árboles”, rememoró la mujer, natural del estado de Veracruz.

Con los aportes de otros altruistas que donan pan, harina para tortillas, arroz, frijoles, pollos y atún, hoy en día “Las patronas” preparan unas 200 raciones diarias de comida que luego entregan en bolsas, junto con agua, a los inmigrantes con destino “al norte”.

“Lo que a mí me llena de este trabajo es ver sus sonrisas”, afirmó Romero.

El grupo humanitario cuenta además con un albergue con capacidad para 30 personas, denominado “La esperanza del inmigrante”, y que forma parte de una red de 45 refugios de ayuda para inmigrantes que quieren cruzar la frontera.

“Con apoyo de clínicas del pueblo atendemos enfermos y con donaciones proveemos ropa y zapatos usados”, agregó Romero.

Por su parte, Nájera, de 26 años, dijo que “los reconocimientos son bendiciones, como las bendiciones de las personas que ayudamos, la admiración de la gente, que nos ayuda a seguir adelante”.


Descarga la aplicación

en google play en google play