Escúchenos en línea

Ataques del 9/11 definieron a los inmigrantes como una amenaza que había que deportar

New York. Agencias. | 11 de Septiembre de 2016 a las 16:41

Los inmigrantes han sido víctimas desproporcionadas de la guerra contra el terrorismo que se inició hace 15 años tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, con millones de deportados en un clima de intolerancia y "racismo", según activistas.

"La conjugación del fenómeno migratorio con la lucha contra el terrorismo ha sido uno de los impactos más palpables en la comunidad inmigrante", declaró Christian Ramírez, director de la Alianza San Diego.

En su opinión, los atentados contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono generaron una campaña de persecución ininterrumpida contra los inmigrantes, lo que a su vez creó un clima de intolerancia que "ha atizado las llamas del racismo dirigidas a las comunidades de color" en el país.

Para Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, los atentados sirvieron para reforzar una narrativa antiinmigrante y antirefugiados, "articuladas progresivamente" desde fines de la década de 1980 por "fuerzas políticas movidas por el racismo y la xenofobia".

"Los ataques terroristas sirvieron para definir a los extranjeros como una amenaza a la nación, que debía ser tratada como tal", y como consecuencia de la criminalización del fenómeno migratorio, millones de personas fueron deportadas, expresó.

La cantidad de extranjeros detenidos y deportados en los últimos años, en su mayoría mexicanos, es una "clara evidencia de la forma como son vistos los inmigrantes y los refugiados", agregó.

El sociólogo Luis Romero, estudiante de doctorado de la Universidad de Texas en Austin, opina que la guerra contra el terrorismo ha castigado de manera excesiva a los inmigrantes latinos.

Más aun, tal y como señaló en un trabajo de investigación que hizo con su colega Amina Zarrugh, desde los ataques del 11 de septiembre las dependencias federales encargadas de la aplicación de las leyes migratorias pasaron a ser parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), desatándose una persecución sin cuartel contra los inmigrantes.

"Terrorismo e inmigración se fusionaron en las políticas públicas y el trabajo de las agencias del gobierno, y esa conexión ha sido insinuada a la población durante una década, tal vez no de la manera tan explícita como lo hace hoy el candidato presidencial republicano Donald Trump", en sus ataques a mexicanos y musulmanes, expresa el documento.


Descarga la aplicación

en google play en google play