Escúchenos en línea

Migrantes: entre la violencia y deportaciones

Matamoros, Tamaulipas. Agencias. | 23 de Octubre de 2016 a las 13:25

Después de 8 meses de abandonar Tegucigalpa, Honduras, por la violencia que impera en la región Centroamericana, la familia Sánchez Martínez llegó a Matamoros para albergarse en la Casa del Migrante y después solicitar asilo a Estados Unidos en algún puente internacional.

Lenin y Cindy, quienes ya no pudieron pagar los ‘impuestos’ que cobran las pandillas, arribaron a Tabasco con sus tres hijos, luego se trasladaron a la Ciudad de México donde esperaron el momento para emprender el viaje hacia esta punto fronterizo donde al llegar solicitaron asistencia en el centro que opera la Diócesis de Matamoros.

Días después, la madre y los menores -el padre no porque anteriormente fue deportado- partieron a territorio estadounidense y en el cruce internacional presentaron pruebas de que corrían peligro, fueron aceptados y se les concedió audiencia en una corte de Dallas, Texas.

Una semana después se les comunicó que eran aptos de recibir la ayuda del gobierno y su estancia estaba asegurada. Más tarde, el jefe de la familia, Lenin, se pudo reencontrar con su esposa e hijos a través de la intervención de organismos internacionales.

Sin embargo, no todas las historias de migrantes terminan como la de los Sánchez Martínez, la crisis persiste y en el año, 52 mil 006 familias han sido interceptadas en el Condado de Hidalgo que colinda con Tamaulipas.


Descarga la aplicación

en google play en google play