Escúchenos en línea

Hay que educar a los norteamericanos sobre temas migratorios, dicen latinos

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 5 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Dirigentes y activistas latinos del oeste de Colorado coincidieron en la necesidad de educar a la opinión pública estadounidense sobre las verdaderas razones que llevan a los inmigrantes a venir a este país. Según los 50 dirigentes comunitarios reunidos el fin de semana en la localidad de Grand Junction, el actual debate migratorio sigue basándose "en sentimientos popularizados", a la vez que ignora "las causas y las realidades de la inmigración". "Desafortunadamente, la opinión pública sobre inmigración es muy superficial y se basa en muchos casos en estereotipos y en información falsa", sostuvo Julien Ross, director de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC, en inglés) y coordinador del encuentro. Ross afirmó que aún se percibe a los inmigrantes, sobre todo a los indocumentados, como aquellos que violan leyes vigentes o quienes quitan los puestos de trabajo a los estadounidenses. Por otro lado, las leyes que buscan revertir esa situación, como la ley SB06-90 de Colorado sobre la cooperación de policías locales con agentes federales en temas migratorios, perjudica más a los ciudadanos y residentes legales que los supuestos problemas que resuelve con respecto a la presencia de indocumentados, comentó Ross. El dirigente lamentó que el debate migratorio se concentre sólo en temas de seguridad nacional y de cumplimiento de leyes, sin que se tengan en cuenta otros elementos importantes, como la economía global, la pobreza y los derechos humanos. CIRC convocó a la reunión, de la que participaron padres de familia, estudiantes, profesores y representantes de trabajadores migrantes, con el propósito de "expandir la red de respaldo a la reforma migratoria en el oeste de Colorado, y para dar ayuda a la comunidad inmigrante de esta zona". Tom Acker, coordinador del Comité del Oeste de Colorado de Justicia para los Inmigrantes, enfatizó que "se debe reconocer que las naciones tienen fronteras y que cada nación tiene sus leyes". Pero, dijo, "la gran mayoría de los inmigrantes que llegan a este país lo hace respondiendo a su responsabilidad y obligación de proveer para sus familias". Por eso, agregó, "se les debe reconocer su aporte a la economía de Estados Unidos y se les debe permitir que trabajen legalmente en el país bajo la protección de la ley". Otro de los dirigentes presentes, Ricardo Pérez, director del Proyecto de Asuntos Pastorales Hispanos (en la localidad de Montrose), sostuvo que "Estados Unidos necesita un creciente número de trabajadores, por que lo sería una gran locura detener la inmigración y al mismo tiempo trabajar para que crezca la economía". "Tenemos que darles una oportunidad a todas esas familias", aseveró.

Descarga la aplicación

en google play en google play