Escúchenos en línea

Latinos logran recuperar escuela conflictiva en Colorado

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 6 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El trabajo conjunto de padres, educadores y ex docentes de una escuela en el norte de Colorado, donde la mayoría de los alumnos son latinos, logró revertir una difícil situación académica que incluso comprometía el futuro del establecimiento. Así lo indicó hoy Paul Urioste, director de la Escuela Primaria Billie Martínez, quien sostuvo que por segundo año consecutivo esta institución alcanzó los niveles requeridos de lectura, por lo que ya no figura en la lista de escuelas a ser intervenidas por el gobierno estatal. Urioste reconoció que la puntuación mínima requerida por la ley federal Que ningún niño quede atrás (NCLB) se alcanzó "a penas con lo justo", pero explicó que parte del problema surgió cuando en el promedio general de la escuela se incluyeron las calificaciones de lectura en inglés de alumnos inmigrantes que recién aprenden ese idioma. Cuando se realizaron los ajustes necesarios teniendo en cuenta cuánto tiempo cada estudiante había estado en el país, el resultado mostró que incluso los nuevos estudiantes habían mejorado su nivel de lectura. En este establecimiento, un 97 por ciento de los 550 alumnos (de jardín de infantes al quinto grado) es latino, la gran mayoría de ellos provenientes de familias que viven por debajo del nivel federal de pobreza. De hecho, un 96 por ciento de los estudiantes recibe almuerzos gratis en la escuela. Urioste y su equipo de colaboradores trabajaron con 300 de esos alumnos en grupos de lectura y de tutoría después del horario de clases, mientras que el personal administrativo de la escuela organizó clases de capacitación para padres. El mismo director visitó a los padres en sus casas, y, por medio de ejercicios de lectura, identificó a aquellos estudiantes que necesitaban "ayuda intensiva". El siguiente paso fue desarrollar una "estrategia de recuperación" junto con los padres. Un procedimiento similar se implementó para las clases de escritura y de matemáticas y además, desde el año pasado, la escuela comenzó a ofrecer un programa de inmersión en inglés. "Todo el personal tuvo que trabajar junto y con un sentido de urgencia. Fue un esfuerzo coordinado en el que todos estuvimos involucrados", comentó Urioste. "Los niños ahora llegan a las clases leyendo. Llegan conociendo las estrategias de lectura, como comprensión, fonética y decodificación. Los niños realmente entienden todo ese proceso", agregó. "Nos enorgullece que los maestros hayan alcanzado estas metas", aseveró Kathi VanSoest, directora de escuelas prioritarias del Distrito 6 de Greeley. "Ellos han hecho un trabajo increíble y es por eso que hemos podido transformar esta escuela".

Descarga la aplicación

en google play en google play