Escúchenos en línea

Mortalidad de inmigrantes Mediterráneo crece en 2016

Bruselas. EFE. | 3 de Diciembre de 2016 a las 12:13

La mortalidad de inmigrantes que tratan de cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa se ha incrementado en 2016, con cerca 4.700 decesos hasta ahora, lo que no responde a una subida del flujo migratorio sino a un deterioro de las condiciones del tránsito, indicó este sábado Médicos Sin Fronteras (MSF).

A falta de un mes para que acabe el año, el número de muertes de inmigrantes que intentan llegar clandestinamente a Europa ha superado en un millar al del año pasado, precisó la ONG en un informe.

MSF señaló que se ha registrado “un incremento de la mortalidad en el letal trayecto entre Libia e Italia”, que afectó a uno de cada 41 que lo intentó.

Los tres barcos desplegados por la organización para socorrer a los que naufragan en el Mediterráneo han rescatado 134 balsas de goma de pésima calidad y 19 barcos de madera.

“Los grandes barcos de madera de 2014 y 2015 han desaparecido reemplazados por botes inflables baratos de un solo uso” puesto que los traficantes asumen que serán destruidos tras ser interceptados, agregó.

La organización señaló que la mala calidad de las embarcaciones han provocado numerosas tragedias, con personas asfixiadas, aplastadas por el peso de cientos de otras o incluso que se han ahogado en el fondo de las balsas por una mezcla tóxica de agua marina y combustible.

MSF también detectó un incremento de la “crueldad” de los traficantes, que no dudan en dejar a la deriva barcos antes de que sean rescatados, retener a los inmigrantes en cuevas, zanjas o subterráneos durante semanas antes de forzarles a subir a un bote.

Cada vez menos inmigrantes emprenden la travesía equipados con chalecos salvavidas, alimentos, agua u otros suministros.

El informe señala que el 16 % de los que llegaron a Italia eran menores y que el 88 % de entre ellos no estaban acompañados de un familiar. Además, indicó que muchas de las mujeres rescatadas estaban embarazadas, en bastantes casos tras haber sido violadas en sus países de origen, en Libia o en la misma ruta.

La organización señaló que la respuesta que está dando Europa a este drama se limita exclusivamente a declarar la guerra a los traficantes y a disuadir a los inmigrantes de que se lancen a la travesía o “externalizar” el control de las fronteras.

“Esto solo ha servido para empujar y forzar a los traficantes a adaptar sus tácticas y operar de una forma más peligrosa aun para eludir los controles fronterizos y, en resumen, se ha cobrado más vidas”, indicó.

Agregó que si los traficantes existen es, en parte, porque “no hay vías legales y seguras para que las personas puedan acceder en Europa a la protección que necesitan”.

MSF señaló que la mayor parte de los refugiados e inmigrantes se trasladan a países no europeos, como Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía, Jordania, Kenia, Uganda, la República Democrática del Congo y Chad.

“Todos ellos acogen a más de la mitad de los refugiados que hay en el mundo. Europa solo ha recibido un pequeño porcentaje de los refugiados, pero sigue centrándose en maneras creativas de mantenerlos alejados en lugar de acoger a aquellos que lo requieren”, denunció.

La organización aseguró que impedir que las embarcaciones no salgan de Libia “no es la solución”, porque condenan a los inmigrantes a “malos tratos, extorsión, esclavitud y abuso físico, sexual y psicológico por parte de las redes de traficantes”.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play