Escúchenos en línea

Ciudades Santuario protegerán a miles de migrantes

San Diego, California. Agencias. | 6 de Diciembre de 2016 a las 16:23

Desde que Donald Trump fue declarado como presidente electo, por todo el país se han registrado múltiples manifestaciones y actos xenófobos y racistas, siendo la comunidad inmigrante la que está atemorizada ante lo que se aproxima.

Sin embargo, en varias ciudades de la Unión Americana, las autoridades han manifestado su apoyo hacia dicho sector de la población y se han declarado ciudades santuario, en donde aseguran proteger por cualquier medio a los indocumentados, sin importar las órdenes del próximo presidente ni sus amenazas de no brindar recursos federales a quienes protejan a estos migrantes. y que limiten su ayuda a la Oficina de Inmigración y Aduanas.

A nivel nacional, existen 300 ciudades y condados santuario. California recibe $96 mil millones de dólares en fondos federales. Mismos que podrían estar en riesgo si continúan con la política de proteger a los inmigrantes. En cuanto a San Diego, a pesar que el condado no se ha declarado como santuario, está considerado como tal, ya que las corporaciones policiacas no han colaborado con los agentes fronterizos en la detención de inmigrantes a pesar de ser uno de los lugares en la nación utilizado para realizar el cruce ilegal. Tan solo la ciudad podría perder hasta $8.1 millones de fondos federales bajo las políticas de inmigración del Presidente electo Donald Trump.

California es el estado con mayor número de inmigrantes; en el estado residen más de 7 millones de indocumentados. Por ello, uno de los primeros en mostrar su apoyo es el senador estatal Ben Hueso, representante de varios sectores de San Diego, quien presentó esta semana una iniciativa que permitiría proveer asistencia legal a extranjeros radicados en California que enfrenten procesos de deportación.

Quien también ha mostrado su apoyo es el líder del Senado Estatal Kevin de León, quien busca reconciliar las diferencias políticas y al mismo tiempo avanzar en iniciativas pendientes que protejan a los inmigrantes.

“California aceptará los resultados de las elecciones, como siempre hacemos. California se adherirá a la constitución, como siempre hacemos. Pero California nunca apaciguará a aquellos que amenazan con socavar nuestra prosperidad o privar a nuestro pueblo de los derechos humanos fundamentales”, exclamó Kevin de León durante el primer periodo de sesiones en el poder legislativo de California.  “Nos negamos a regresar a la política de chivo expiatorio, presa de las hostilidades religiosas, raciales y étnicas, haciendo eco de los días oscuros y divisorios de la Proposición 187”.

La ventaja de urbes como San José es que no dependen de fondos federales, como los que podrá castigar el próximo presidente de los Estados Unidos.

Cada vez hay más ciudades santuario, cuyos funcionarios emiten pronunciamientos para evitar el miedo que supone la advertencia del presidente electo, de proceder a deportaciones masivas. El último caso, es el de la ciudad de San José, California.

“Los oficiales del Departamento de Policía de San José, no le preguntarán a las víctimas ni testigos sobre su estatus legal en el país. Se prohíbe a los oficiales de la policía de San José hacer contacto con nuestros residentes para determinar el estatus de una persona”. exclamó Eddie García, Jefe de Policía de San José.

Por su parte el Departamento de Policía de San Diego, emitió un comunicado a principios de noviembre, en donde también aclara que se dedicarán únicamente a mantener seguras las calles de la ciudad, y que su trabajo no debe ser confundido con los agentes de migración.


Descarga la aplicación

en google play en google play