Escúchenos en línea

En Denver, quieren pruebas de ciudadanía para realizar trámites

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 8 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Un funcionario del condado de El Paso, en Denver (Colorado) anunció el jueves que proyecta la elaboración de una ordenanza que exigirá la revisión de los papeles migratorios y una "prueba de ciudadanía" a quienes realicen trámites en este estado. El propósito de Bob Balink, secretario de administración de El Paso, es obligar a la justicia estatal a intervenir en el caso, puesto que, como él mismo señaló el jueves en una entrevista, su ordenanza "dará origen a una demanda judicial". De esa manera, explicó, los tribunales de Colorado tendrán que determinar si se trata de una medida constitucional o no. Y, "si lo es, entonces la legislatura estatal tendrá que actuar e implementar una ley para todo el estado", apostilló Balink. La "muestra de ciudadanía", puntualizó Balink, "va más allá de un certificado de nacimiento, ya que el interesado debe también presentar otro documento oficial con fotografía". En una sesión a principios de año, la legislatura de Colorado rechazó una propuesta de ley que requería que los votantes de este estado demostrasen que son ciudadanos estadounidenses cada vez que acudiesen a las urnas. Según Balink, aunque no existen pruebas de que personas que no son ciudadanos hayan votado en el condado de El Paso, "tampoco podemos dejar abierta la posibilidad de que eso suceda", y citó como ejemplo las leyes ya aprobadas en Arizona y en Georgia, y ratificadas en un tribunal federal, que exigen prueba de ciudadanía para los votantes de esos dos estados. Balink sostuvo que su iniciativa cuenta con el respaldo de los comisionados Wayne Williams y Dennis Hisey, así como del abogado jefe del condado, Bill Louis. Por su parte, el senador demócrata por Colorado Spring, John Morse, criticó la iniciativa de Balink y aseguró que un proyecto de ese tipo sólo le compete a la legislatura estatal, y no a los funcionarios de un condado. Insistió en que decidir sobre temas como el de los requisitos para ejercer el derecho al voto o el del solicitar los documentos necesarios para acceder a ciertos servicios públicos es un asunto corresponde exclusivamente a los legisladores. Morse añadió que, dado que no existen pruebas de que inmigrantes indocumentados hayan votado en Colorado, "no tiene sentido debatir una ley que busca solucionar un problema que ni siquiera existe". Aseguró que, de ser aprobado este proyecto, "se perjudicaría a una gran cantidad de ciudadanos estadounidenses, como ancianos, discapacitados o desamparados, que no cuentan con los documentos como para demostrar su ciudadanía". Para Morse, implementar unilateralmente una medida tan controvertida para obligar a que intervenga la justicia "es malgastar el dinero público", especialmente en un condado en el que las oficinas públicas trabajan cuatro días por semana por falta de fondos.

Descarga la aplicación

en google play en google play